PRÓLOGO: Alegato contra la burocracia

 

Me pide mi querido amigo José Manuel que escriba un prólogo para la segunda edición de su magnífico libro “Cómo preparar el cuestionario para la convocatoria de docentes en el exterior”. En un prólogo, el lector espera encontrar una presentación de la obra, de su estructura, su organización, su propósito o finalidad, incluso de algunas de sus características más relevantes… A veces también, una presentación del autor y de algunas de las ideas que vertebran o fundamentan la obra.

El problema es que José Manuel ya presenta la obra en un texto literario y divertido, organizado y sistemático, claro y conciso, como es su Introducción. Monedas de oro, castillos medievales, hermosas doncellas, reyes, torres, puentes levadizos y almenas nos conducen en los caminos de la trama del libro y nos iluminan para comprender la globalidad del mismo. Además, junto a la presentación del libro en la Introducción, José Manuel nos hace cómplices, en el primer texto, “Por un tubular”, de una experiencia personal determinante que nos abre los ojos frente a la importancia de las cosas pequeñas: unos centímetros en un tubular, unas décimas en el concurso oposición para conseguir la plaza en el exterior… ¿Qué podría añadir a las explicaciones sobre la organización y finalidad del libro y/o a la implicación del autor con el mismo? Humildemente tengo que aceptar que es una tarea difícil y que tendré que inspirarme en las palabras y en el estilo de José Manuel para comenzarla.

Del autor puedo afirmar que es una buena persona y un trabajador minucioso e incansable. Su espíritu de ciclista sigue presente en cada párrafo, en cada análisis, en cada búsqueda de respuestas y de explicaciones, de relaciones y de hilos conductores, en su trabajo de investigación de los cuestionarios de los tres últimos años. Pedalea en medio del mar proceloso de los textos legales, y cada pedalada nos lleva por un nuevo vericueto que nos enseña y nos ayuda a comprender la pregunta y las respuestas. Su saber enciclopédico sobre la legislación que rodea la Acción Educativa de España en el Exterior (AEEE) me deja perplejo una y otra vez. En cada ocasión en que he tenido una duda me he dirigido a él y me ha ayudado a despejarla. Sin embargo, todo ese saber adquirido tras largas horas de estudio e investigación, no se le ha subido a la cabeza y siempre ha practicado la humildad y la generosidad. Humildad que le ayuda a seguir aprendiendo: navegando en un mar de textos legales que cambian y cambian; y a seguir compartiendo: en este nuevo libro que actualiza, complementa y presenta nuevas perspectivas al primer libro que publicó sobre “Cómo preparar el cuestionario para la convocatoria de docentes en el exterior”.

Del libro puedo afirmar que la ironía de José Manuel es elegante y sutil. Al leer que la LOE-LOMCE es una “hermosa doncella”, no me ha quedado más remedio que sonreír y recordar cómo presenté yo el Real Decreto 1027 allá por el año 1997. Creo que narrar esa historia puede justificar la construcción de este prólogo como homenaje al libro y al autor.

En 1997 aún no se había organizado ningún curso sobre AEEE en ninguna parte de España. Los sindicatos recibían consultas cuando las convocatorias aparecían, pero las consultas se respondían individualmente. El Real Decreto 1027 ya tenía cuatro años. Yo estaba de vuelta de Marruecos desde 1995. Así que, sabiendo que los cursos de AEEE podían responder a dos demandas de algunos docentes –pocos en aquellos años-, la de conseguir información y la de conseguir algunos puntos en el baremo, me dirigí a mi sindicato, a la federación de enseñanza de CC.OO. en Murcia, para sugerirles la organización de un curso sobre el tema. En mi sindicato, como siempre, me respondieron que era una buena idea y que la pusiera yo en práctica. Así que organicé, junto con algunos compañeros que habían estado en el exterior y se encontraban en Valencia y en Murcia, el primer curso. En aquella ocasión las presentaciones se hacían aún con transparencias. A las transparencias del Real Decreto 1027 les puse los epígrafes en colores.

Aunque le pongamos colores al Real Decreto 1027, o aunque le llamemos hermosa doncella a la LOE-LOMCE no podemos olvidar que, desde 1990, fecha de aparición de la LOGSE, -para algunos autores incluso desde antes-, los textos legales no han hecho nada más que burocratizar y desvirtuar la educación, la enseñanza y el aprendizaje. Está ocurriendo con la Educación, desde hace ya casi tres décadas, lo mismo que con la Sanidad. Los médicos se quejan cada vez más de que, de los 15 minutos que podrían tener con los pacientes, 10 minutos son para rellenar informes y memorias. ¿Cuántas horas son las que utilizamos los docentes para rellenar programaciones y evaluaciones con estándares? La burocratización es el cáncer de la sanidad y de la educación y, cada vez que nos acerquemos a un texto legal tenemos que ser críticos para desvelar lo que oculta su metalenguaje. El Real Decreto 1027 se cargó a los consejos escolares en el exterior y facilitó la designación a dedo de los directores de los centros españoles en el exterior. La LOE-LOMCE es un campo minado para los centros públicos y para el pensamiento crítico, un campo abonado para los centros privados religiosos y para la preparación para el mundo del trabajo como mano de obra barata y acrítica.

En el exterior, aún más que en el interior, la ironía es un arma muy útil contra todo tipo de abusos legales y paralegales.

 F. Palazón Romero
En Mula, a 14 de enero de 2018

Cómo preparar el cuestionario para la convocatoria de docentes en el exterior
2ªEdición
PRÓLOGO
ESTRUCTURA DEL LIBRO
78 PREGUNTAS INVENTADAS
 
Cómo adquirirlo

DIEGO MARIN S.L. ,librero editor
E-mail:
gp@diegomarin.com pedidosdm@diegomarin.com
Teléfonos: 968242829 / 968201443 / 968237578
Fax : 968239615