Prólogo a la undécima edición


            Las últimas ediciones de este libro, Cómo conseguir plaza de docente en el exterior, conocido cariñosamente como “el libro gordo” y metonímicamente como “el Palazón”, presentan un Prólogo dividido en tres partes que hacen referencia a tres palabras: trabajo, generosidad y pasión. La primera, expone qué es nuevo en la nueva (me encantan las redundancias) edición. La segunda, presenta a los compañeros y compañeras que estrenan membresía en la tribu. La tercera, homenajea a personas, ideas, teorías, relatos… que se encuentran en las tramoyas y bambalinas del libro.
 
            En esta edición no voy a hablar de lo que es nuevo en el prólogo porque vamos a ir viéndolo, analizándolo, comentándolo y glosándolo, a lo largo de todo el libro. Voy a hablar de lo esencial de la AEEE (acción educativa española en el exterior) en pocas palabras. Me explico: cuando un compañero o compañera se acerca al libro gordo (permítaseme que utilice este término coloquial y cariñoso) por primera vez, lo que busca normalmente es lo mismo que busca en los cursos iniciales de AEEE, aprender, no las novedades, sino lo que es la esencia de este campo, la columna vertebral del mismo.
 
            La segunda parte de este prólogo sigue siendo la presentación de las nuevas historias de éxito de los compañeros y compañeras que han sabido “cocinar” una excelente tortilla de patatas y nos invitan a comerla juntos generosamente. La tortilla de patatas es la metáfora que utilicé en el libro 16 relatos que nos ayudan a conseguir una plaza de docente en el exterior en donde ya aparecen 10 supuestos de diez compañeros/as que consiguieron su plaza en el exterior en el 2019. En otro libro anterior, 30 claves para hacer un buen supuesto práctico, también aparecieron 20 supuestos de veinte compañeros/as que consiguieron su plaza en el exterior en el 2018. Ahora se completa la “fiesta de la generosidad” como me gusta llamar a este apartado, con los supuestos prácticos de aquellos/as que me los enviaron con todo su cariño después de haber publicado los libros arriba citados.
 
            El yoga como relato potente, nutricio y vivificador constituye la tercera parte de este prólogo. Me gustaría recomendar una lectura, la lección 21 del libro 21 lecciones para el siglo XXI de Yuval Noah Harari. Se titula Meditación y comienza así: “Después de haber criticado tantos relatos, religiones e ideologías, no deja de ser justo que también yo me sitúe en la línea de fuego, y explique cómo alguien tan escéptico es capaz de despertar alegre por las mañanas”. La clave está más allá de declararse escéptico, renegón, iracundo, de derechas o izquierdas, ateo, deprimido, optimista, solidario, refunfuñón, idealista, desesperado, neurótico, cariñoso, liberal, afortunado, nacionalista, incomprendido… La clave está, en mi opinión, en explicar cómo somos capaces, durante esta travesía que es el concurso-oposición para conseguir plaza de docente en el exterior y durante este camino que es nuestra vida, de despertar alegres por las mañanas. El yoga y la meditación pueden ofrecernos algunas respuestas.
 
 
I. La AEEE en pocas palabras
 
            Si tuviera que explicar la AEEE con solo diez palabras diría: convocatoria, baremo, temario, RD 1027, RD 1138, Orden 493, DELE, centros, secciones, programas. Si tuviera que explicar cada una de estas diez palabras en pocas palabras las presentaría con este esquema:
 

La convocatoria en pocas palabras

  1. Los requisitos para poder presentarnos.

  2. El nivel de idioma que necesitamos: Anexo I.

  3. Plazos y documentación.

  4. Procedimiento de selección.

  5. Seis Anexos.

El baremo en pocas palabras (Anexo II)

  1. Servicios docentes prestados y pertenencia al cuerpo de catedráticos.

  2. Valoración del trabajo.

  3. Actividades de formación y perfeccionamiento.

  4. Méritos académicos.


El temario en pocas palabras (Anexo IV)

  1. La Acción Educativa en el Exterior.

  2. Países en los que se lleva a cabo la AEEE.

  3. Características de los Centros o Programas en el exterior, respecto a...

  4. Legislación básica sobre el sistema educativo español: legislación básica y legislación específica del Ministerio.


El RD 1027 en pocas palabras

  1. Disposiciones generales.

  2. Acción educativa a través de centros docentes.

  3. Acción educativa en el marco de sistemas extranjeros.

  4. Consejerías de Educación.

  5. Disposiciones.


El RD 1138 en pocas palabras

  1. De las Consejerías de Educación (CE).

  2. Estructura y régimen de personal de las CE.

  3. De los Consejeros de Educación de las Representaciones permanentes.

  4. Régimen del personal docente destinado en centros y programas del exterior.

  5. Disposiciones.


La Orden 493 en pocas palabras

  1. Nombramiento, adscripción y prórrogas.

  2. Solicitud de retorno a España.

  3. Evaluaciones ordinarias: criterios para docentes.

  4. Evaluaciones ordinarias: criterios para asesores.

  5. Evaluaciones ordinarias: procedimiento.

  6. Evaluaciones extraordinarias.

  7. Personal docente en Escuelas Europeas.


Los DELE en pocas palabras

  1. RD 1004/2015.

  2. RD 264/2008.

  3. RD 1137/2002.

  4. Ley 7/1991 de creación del IC.

  5. RD 775/2012.

  6. Resolución de 28 de agosto de 2017.


Centros de la AEEE en pocas palabras

  1. De titularidad del Estado español.

  2. De titularidad mixta con participación del Estado español.

  3. De convenio.

  4. Privados españoles en el extranjero.


Secciones de la AEEE en pocas palabras

  1. Secciones españolas en centros de otros estados.

  2. ISAS.

  3. Secciones bilingües.

  4. Escuelas Europeas.


Programas de la AEEE en pocas palabras

  1. ALCE.

  2. Auxiliares de conversación.

  3. Profesores visitantes.

  4. Asesores.


Si añadimos al esquema anterior esta última reflexión, tendremos un panorama prácticamente completo para organizarnos nuestro calendario de estudio:
 
Cómo prepararnos las tres partes del examen en pocas palabras

  1. Para pasar el cuestionario.

  2. Para pasar el supuesto práctico.

  3. Para pasar la entrevista.

II. Historias de éxito. Tortillas exquisitas a compartir generosamente
 
            II.1. Historias de éxito del 2018
 
            El examen del año 2018 provocó reacciones muy “emocionales” en los compañeros y compañeras que lo tuvieron que responder. Tras muchos años en los que el supuesto había aparecido formulado en una sola pregunta, y aunque algunas veces dicha pregunta se presentaba “arborescente” y contenía en su seno varias cuestiones, el año 2018 nos presentan, por primera vez, un supuesto con 4 preguntas y con la puntuación que se puede obtener en cada una de ellas. Esta nueva formulación desencadenó reacciones muy diversas.

Un gran número de compañeros y compañeras se quedaron perplejos/as y paralizados/as. Aunque la mayoría reaccionó a tiempo y pudo aprobar el examen y, unos/as cuantos/as, conseguir su plaza. Algunas frases que recojo del libro 30 claves, reflejan claramente este sentimiento: “En cuanto a la realización del supuesto, tengo que decir que la “novedad” de las 4 preguntas con respecto a la “pregunta supuesto” de las últimas convocatorias, me provocó un pequeño estado de “shock”, ya que era algo que no esperaba.” (Miguel González); “Como había realizado ya muchos maniquíes y tú me habías dado el ok a su estructura, esta fue la que empleé para mi propuesta, si bien tuve que adaptarla a lo que pedían en el examen, que delimitaba de manera muy precisa todos y cada uno de los apartados que el tribunal iba a puntuar y que durante los primeros cinco minutos, me tuvo algo “descolocada” porque como ya sabemos, este año hubo una estructura novedosa.” (Sonia Crespo).
 
Otros/as compañeros/as sin embargo, pensaron que el examen era más fácil con una pregunta desglosada y con las puntuaciones aclaradas. Veamos algunos ejemplos, del mismo libro citado arriba: “Y llegamos al supuesto. Fácil, fue fácil, y encima venía estructurado con epígrafes y su puntuación.” (Carmen Cantueso); “Lo primero que hice fue sorprenderme con el supuesto práctico, no contaba con un enunciado tan largo, con varias preguntas y al lado lo que iba a valer cada una de ellas; además esperaba que fuese más difícil.” (Beatriz Rumbo).
 
Durante el curso 2017-18 tuve la suerte de acompañar en la preparación del examen a más de un centenar de compañeros y compañeras. Algunas personas me contactaron en los cursos que impartí y en emails puntuales que me enviaron para consultarme algunas dudas y a los que respondí de la mejor manera que supe. Para otras, me convertí en un preparador al que le enviaban supuestos prácticos y regalos durante meses de trabajo compartido. Al final, de un total aproximado de 90 compañeros/as que había acompañado, 30 consiguieron su plaza, 30 aprobaron sin plaza y tuvieron, la mayoría, posibilidades de comisión de servicio y 30 no aprobaron. Una vez que las notas definitivas salieron en el BOE comencé a recibir supuestos prácticos de compañeros/as que habían conseguido su plaza. A diferencia del año siguiente, el 2019, en el que todas las personas que hicieron el examen salieron con una copia del mismo (papel autocopiativo), tenían que haber escrito el examen recordando lo que habían puesto y lo que habían leído en la entrevista. En principio les comenté, a los/as compañeros/as que había acompañado en su preparación, que no sintieran urgencia en enviarme el supuesto porque sus exámenes, con una introducción contando la preparación y con las preguntas de la entrevista que recordaran, aparecerían publicados en la undécima edición. Me llegaron 20 supuestos prácticos en un plazo corto de tiempo y, entonces, en contra de lo que había previsto, decidí publicar ese material junto con las diez claves para hacer un buen supuesto práctico que explicaba en los cursos avanzados de AEEE, en un libro titulado 30 claves para hacer un buen supuesto práctico… aunque esté formulado en 4 preguntas. A los compañeros y compañeras que me enviaron su supuesto una vez publicado el libro les expliqué que su testimonio saldría recogido en la siguiente edición del libro gordo. Hételos aquí.
 
Gabriel Castro López fue mi colega y compañero de trabajo en Sídney. Y también mi amigo. Coincidimos en Australia y, cuando yo volví a España, seguimos escribiéndonos y encontrándonos en Valladolid, Murcia y de nuevo en Sídney. A su regreso a España, y tras  el periodo de tres años, volvió a concursar para el exterior y consiguió una comisión de servicio en París. Al año siguiente, una comisión de servicio en Londres. Y finalmente, su plaza en Sídney con el supuesto práctico que nos regala generosamente. Con Gabriel he aprendido muchas cosas. En mi opinión, la clave de su éxito ha sido la constancia, la perseverancia y, por supuesto, el trabajo. La primera vez lo consiguió casi, casi, sin esperárselo. La segunda vez lo hizo, como tantos otros/as compañeros/as, a la de una, a la de dos y a la de tres.
 
Cristóbal Ángel Alonso López me envió un email en 2012 en el que me contaba: “Me llamo Cristóbal y soy docente en un centro de Águilas. Llevo varios años dándole vueltas a la idea de trabajar como docente en el exterior y es ahora, en este momento, cuando POR FIN tengo tu libro, ya que llevo más de un año detrás de él: llamando a la librería que aparece en tu página, llamando a librerías especializadas, el Corte Inglés y por fin lo encontré. No sabes la alegría que me entró”. Desde 2012 hasta 2018, fecha en la que consiguió su plaza en Londres, nuestra relación epistolar ha sido fluida y fructífera. Nos conocimos personalmente en Londres y celebramos juntos la plaza conseguida. En mi opinión, la clave de su éxito ha sido la ilusión que ha puesto siempre y el sueño de que su hijo naciese en Londres… ¡como así ha sido!
 
Andrés Negro Moncayo. Nos conocimos en el curso de marzo de 2018, organizado por CC.OO. en Madrid. Me escribió un email pidiéndome que le ayudase a encontrar un “topo” en el Liceo español Cervantes en Roma. Lo puse en contacto con mis amigos del Liceo y, a la primera, como un campeón, consiguió su plaza de orientador en Roma. Después me envió, no solo su supuesto sino un listado de preguntas que había hecho el tribunal y que ha sido y sigue siendo un material valiosísimo para prepararse para la entrevista. Antes de que se marchase a Roma fuimos, mi mujer y yo, a hacerle una visita en Madrid. En la conversación que tuvimos en su casa me desveló la clave de su éxito, responder al examen contando lo que había hecho en su clase el martes anterior. Leyendo y releyendo las preguntas del supuesto cayó en la cuenta que le preguntaban por una programación competencial concretada en una sesión de clase, y se dijo, la del martes pasado responde perfectamente a lo que me piden. Y escribió con la tranquilidad que nos da el estar contando nuestra propia experiencia docente.
 
Luis Miguel Marín de Oliveira. Murciano como yo, no solo hemos tenido una relación epistolar sino encuentros curiosos en esta región nuestra. El 29 de abril de 2018 me escribe diciéndome: “Buenos días, Paco. Es la primera vez que te escribo. Soy de Murcia, igual que tú. Desde hace tiempo te sigo, tengo TODOS tus libros, y creo firmemente en que alguna vez conseguiré una plaza en el exterior.  Desde que aprobé mis oposiciones hace casi 10 años, y sobretodo cuando fui padre, tuve claro que quería vivir la experiencia en el exterior junto con mi familia. He estado trabajando duro. Ahora mismo tengo los 10 puntos máximos en el apartado de méritos, y espero que el resto de partes me vayan bien.” Y le fue muy bien en los dos exámenes ya que obtuvo plaza de asesor y plaza de docente. Al final eligió la de docente en Bogotá. La clave de su éxito ya la explicaba en su primer email: “he estado trabajando duro”, y volví a oírsela decir en la videoconferencia que nos regaló en el Centro de Profesores de Las Palmas de Gran Canaria: “cuando fui padre tuve claro que quería vivir la experiencia en el exterior junto con mi familia”.
 
 
              II.2. Historias de éxito del 2019
 
El examen de 2019 ya no pilló a nadie de improviso. Se repitió la formulación en cuatro preguntas. Se repitió la valoración al lado de cada pregunta. Y se repitió, como no podía ser de otra manera, la programación como núcleo de las preguntas. La única sorpresa resultó ser que ya no pedían una programación sino cuatro: plan de convivencia, plan tutorial, fomento de la competencia lingüística y plan de innovación metodológica. Y el único cambio, muy importante para mí y para todas las personas que esperan, de la generosidad de los compañeros/as que han conseguido su plaza en el exterior, que compartan su supuesto, fue el papel “autocopiativo” que nos permite saber con exactitud qué hemos contado y cómo lo hemos hecho. La palabra clave, en mi opinión, del supuesto del año 2018 era COMPETENCIAS. La palabra clave, en mi opinión, del supuesto del año 2019 fue METODOLOGÍAS. Al final se concretaba todo, como el año anterior, en una programación de una sesión de clase, tercera pregunta, que recogiese las estrategias y las actuaciones que pedían en las dos primeras preguntas.
 
Durante el curso 2018-19 tuve, una vez más, la suerte, el honor y el placer, de acompañar a más de un centenar de compañeros y compañeras en su preparación, en su aventura, para conseguir una plaza de docente en el exterior. A través de los cursos, de los emails, de las llamadas telefónicas, de visitas a casa, de la revisión de supuestos, fuimos preparándonos para el examen. Y digo “fuimos” porque tengo la sensación de estar preparándome año tras año para solicitar de nuevo una plaza de docente en el exterior. El alambique de la vida y la aventura termina destilando cada curso una especie de “núcleo duro” de compañeros/as con el que trabajo más intensamente hasta el final. De las 60 personas más cercanas que se presentaron al examen, aproximadamente unas 20 obtuvieron la plaza, unas 20 aprobaron sin plaza y optaron a una comisión de servicios y 20 no aprobaron. Como el año anterior, y como muchos años anteriores, comenzaron a llegarme los exámenes de los/as compañeros/as que habían conseguido su plaza y que, generosamente, me los enviaban para ser publicados en la undécima edición del libro gordo. Sin embargo, al igual que el año pasado, el material que me había llegado junto con las ideas que había ido desarrollando desde otros campos distintos a la pedagogía, me “quemaban en las manos” y pugnaban por ser publicados. Así que decidí guardar cinco supuestos prácticos de cinco compañeros/as para este libro y publicar nueve del año 2019 y uno del año 2018 junto con los relatos fundamentados en la neurociencia, la antropología y la psicoterapia , en el libro 16 relatos que nos ayudan a conseguir una plaza de docente en el exterior. Las cinco historias de éxito de 2019 que aguardaban la salida de la undécima edición del libro gordo están protagonizados por:
 
Cielo Martín Rosales me escribió por primera vez el 25 de marzo de 2018. Me contaba: “Estimado Francisco Palazón. Lo primero de todo darte las gracias por compartir con todos nosotros tus conocimientos y experiencia en el exterior, y por ser tan generoso y guiarnos en esta aventura. Mi andadura en la preparación del concurso de docentes es muy corta. El primer contacto que tuve fue el curso que organizó CCOO este mes de marzo, en el que asistí a tu ponencia. El curso me encantó tanto como me agobió, son tantas las cosas que tengo que aprender!”. Después llegaron decenas y decenas de emails y bastantes supuestos para corregir y regalos para compartir. El primer año no consiguió su plaza. Pero sí el segundo, la de infantil en Bogotá. Su experiencia de éxito es realmente interesante. Además, nos regala un supuesto de infantil que, junto a los de ALCE, son los más escasos. La clave de su éxito, en mi opinión, utilizar el primer intento fallido para prepararse más intensamente, para seguir intentándolo, en lugar de deprimirse y abandonar.
 
Isabel Andrés Alpuente me escribió por primera vez el 22 de noviembre de 2018. Me contaba: “Buenos días Paco. Soy Isabel, una maestra que asistió a la formación con vosotros en Madrid el pasado mes de octubre. Ya he iniciado la activación, con la convocatoria en la mano y pensando muy bien qué plazas solicito. También con la legislación impresa y empezando a planificar mi ruta de estudio, ya te iré contando.” Desde esa fecha hasta el día del examen tuvimos una larga e intensa relación epistolar. Me envió un par de supuestos (y un par de regalos) para que se los revisara y comentara. El día 30 de mayo me escribe para decirme: “¡¡Buenos días Paco!! Ya he hecho la prueba, la lectura bastante serena y las preguntas muy breves. La primera sobre metodología y dos en francés sobre las Escuelas Europeas. La comisión ha sido muy amable y he salido contenta, aunque ha pasado muy rápido. Ahora toca esperar y agradecer todo el proceso, he aprendido mucho. Y ha sido un gran reto llegar hasta aquí.  Muchas gracias por tu ayuda. Un abrazo, Isabel.” Finalmente, el 25 de junio me escribe diciéndome: “Bonjour Paco. Después del subidón emocional de ayer, te puedo escribir. He sacado la plaza en la primera opción que elegí, así que nos vamos a Bruselas a la Escuela Europea III. Tengo miles de preguntas y cierto pavor al "nuevo paisaje", sin embargo, con mucha alegría por haberlo conseguidooooo. Gracias por tus consejos, tus libros y tu fuerza. Isabel A.” La clave de su éxito, en mi opinión, el haber sistematizado el estudio desde el principio: cursos, calendario de estudio y supuestos revisados y comentados.
 
María Luisa Castellón Pérez. Otra murciana a la que he tenido la suerte de conocer personalmente en el curso de CC.OO. en Madrid, en el curso de FETE-UGT en Murcia y tomando un café tranquilamente después de conseguir la plaza y antes de marcharse a Londres, en Cartagena. Me escribió el 8 de mayo de 2018 para contarme: “Buenas tardes Paco, acabo de visitar tu web y he visto esta dirección de mail de contacto. Me llamo María Luisa y soy profesora de Lengua y Literatura en Cartagena. Estoy muy interesada en preparar los exámenes de Docentes en el Exterior y me gustaría que me orientaras acerca de cómo empezar. Si impartieras algún curso sobre Acciones Educativas en el Exterior o similar en Murcia o cercanías me vendría muy bien. ¿Cómo puedo enterarme?”. La clave del éxito en María Luisa creo firmemente que está en el no ir angustiada a por la plaza este año sino tomárselo como una preparación, como un intento. Creo que podemos descubrir esta clave en sus propias palabras que pongo en negrita en un email de marzo de 2019: “Hola Paco, me llamo María Luisa Castellón Pérez. El pasado diciembre asistí al curso que diste en Murcia en las instalaciones del IES Ramón y Cajal. Fui con una compañera y amiga y las dos salimos encantadas. He puesto en el asunto de este correo "agradecimiento y saludo" porque lo primero que quería darte son las gracias por la tranquilidad, la dedicación y el entusiasmo que transmites. Yo sé que este no es mi año, pues todavía no he podido empezar a estudiar en serio, aunque he leído ya gran parte del libro gordo y he hecho varios test varias veces. Me he matriculado en el curso que se celebra del 1 al 3 de marzo en Madrid y he visto que eres el ponente de la jornada del domingo. También voy a continuar con la segunda parte del curso que impartiste en Murcia y que tendrá lugar el próximo 9 de marzo en horario intensivo durante todo el sábado, así que nos volvemos a encontrar en estos dos fines de semana. Te mando un saludo y nos vemos en unos días, Mª Luisa.” Sí ha sido su año y ahora, que ha conseguido su plaza, trabaja y vive en Londres.
 
Natividad Alonso Martín. Me escribió por primera vez el 29 de diciembre de 2017: “Muy buenos días: Me llamo Natividad Alonso y ayer trasteando di con tu último libro y este correo. Soy maestra de inglés y después de 26 años de servicio aún sigo en ello. Salí al exterior 2006-2012, sección de Lyon. Y ahora lo intento, con un nuevo modelo de examen.” El año 2018 no consiguió su plaza pero sí una comisión de servicio en Holanda… y siguió preparándose. El 2019 pasó el examen con unas notas buenísimas en el baremo y en el cuestionario pero con un supuesto que tuvo un aprobado justito. Cuando me lo envió, manuscrito, ya me avisó que no sabía si podría ser un buen ejemplo porque era consciente de que no le salió excelente sino aprobado (7,687). Cuando lo pasé a word también yo fui consciente de que no podría ser un modelo de supuesto como en general los supuestos de los compañeros y compañeras que han alcanzado entre 11 y 14 puntos que son los que aparecen en el libro. Sin embargo, creo que es importante conocer cómo un supuesto modesto, bien defendido en la entrevista y con bastantes puntos en las dos fases anteriores (baremo y cuestionario), puede ser suficiente para conseguir la plaza.
 
Noé Carrero Torres. No tuve la oportunidad de acompañarlo en su preparación sino que se puso en contacto conmigo una vez que había conseguido su plaza. Me envió un email el 29 de junio que comenzaba: “Hola Paco. Soy Noé Carrero Torres, profesor de Matemáticas y tengo una consulta extraña que hacerte. Comencé estudiando con tus temas y comenzó todo como un viaje muy ameno.” Las circunstancias familiares cambiaron y el viaje ameno desembocó en la consecución de una plaza en el exterior que no quería ni podía tener. El problema era el de la renuncia. Yo le contesté diciéndole que el punto sexto de la Orden 531/2003 explica que no se puede renunciar… y contándole que sí que conocía algunos casos de algunos compañeros y compañeras a los que el Ministerio había aceptado la renuncia. Finalmente, y tras un calvario de nervios e incertidumbres, consiguió la renuncia y decidió enviarme generosamente su supuesto. He decidido que aparezca manuscrito en el libro como ejemplo de lo que tenemos que escribir en el examen.
 
 
 
 
           II.3. Historias de éxito del 2020

III. El yoga, un relato potente, enérgico y vivificador

El nombre sánscrito yoga significa “unión”. Se refiere a la unión del pequeño yo individual con el todo, el infinito, supremo y divino yo. El camino del yoga es un camino de unión: unión de la respiración con el cuerpo, unión de la mente con los músculos, unión del cuerpo, mente y espíritu y, finalmente, unión de la creación con el creador. Por ello, aunque las asanas (las posturas físicas) son un aspecto fundamental del camino del yoga, y, para algunas escuelas, son el medio a través del cual dicha unión se realiza, las asanas solo llegan a ser yoga si conducen a la unión espiritual, no únicamente a la agilidad, la flexibilidad y la fuerza.
El yoga como ciencia de la completa autorrealización nació en el Himalaya, donde fue canalizado, intuido, practicado y perfeccionado por santos, sabios y “rishis” (sabios-poetas) que dedicaron sus vidas a disolver las fronteras y los límites entre ellos y el infinito. El gran sabio Patanjali, y otros maestros de yoga, codificaron estas prácticas en un sistema que pudiera ser entendido, absorbido y aplicado por gentes de cualquier condición social.
(…) Resulta maravilloso ver a la ciencia del yoga florecer y extenderse por todo el mundo. Se pueden encontrar clases de yoga en casi cada ciudad de casi cada país a lo largo y ancho del globo. Sin embargo, trágicamente, en su divulgación generalizada, algo de su esencia profunda se está perdiendo. El yoga no es sinónimo de asana; asana es una de las ocho ramas del yoga dilucidadas por Patanjali. Asana es la práctica a través de la cual el cuerpo llega a ser un medio para el despertar y la iluminación, un medio hacia la paz última y la felicidad.

Su Santidad Swami Chidanand Saraswaliji,
El camino de la unión.

 
El yoga es un relato épico y ético. Me refiero a la cuarta acepción de ambas palabras en el DRAE (Diccionario de la Real Academia española). Épico como “Grandioso o fuera de lo común”. Ético como “Conjunto de normas morales que rigen la conducta de la persona en cualquier ámbito de la vida”. Resulta un relato tan potente, enérgico y vivificador que me siento muy pequeño y muy ignorante para abordarlo. Por ello he querido comenzar esta parte del prólogo con una larga cita de S.S. Swami Chidanand Saraswaliji, que se puede encontrar en el magnífico libro de fotografías On yoga. The architecture of Peace, de Michael O’Neill.
           
Antes de continuar con esta tercera parte del prólogo, necesito responder dos preguntas: ¿qué hago yo, ignorante y pequeño frente al tema, hablando del yoga? y ¿qué hace un relato como el yoga en un manual para conseguir una plaza de docente en el exterior? Comencemos por la segunda.
 
Preparar una oposición es un camino ascético, como sabemos todas las personas que nos hemos enfrentado a este reto alguna vez. Ascesis significa que renunciamos al placer inmediato y demoramos la satisfacción durante un tiempo en el que necesitamos fuerza de voluntad para seguir estudiando y preparándonos,  en lugar de salir con los amigos, atender a la familia o cualquier otro placer que nos haga disfrutar: lectura, deportes, cine… Cuando nos encontramos sin trabajo, la oposición se puede convertir en una apuesta decisiva que va a cambiar definitivamente nuestra vida. En esos momentos, los sacrificios que nos imponemos para conseguir una plaza están, en la mayoría de los casos, plenamente justificados y los aceptamos con una mezcla de resignación y facilidad. Sin embargo, las plazas de docente en el exterior son una meta de, podríamos llamarlas así, “promoción horizontal”. No cambiamos ni de cuerpo ni de nivel, sino que durante unos años vamos a disfrutar de una promoción en el sentido de un nuevo trabajo con un nuevo clima profesional y una nueva remuneración (no solo material sino también lingüística y cultural). La ascesis se complica y la fuerza de voluntad se duplica. Para multiplicar por dos nuestra fuerza de voluntad necesitamos relatos épicos y éticos. Nos va a resultar muy fácil de entender con un ejemplo relacionado con nuestros hábitos alimentarios. Cuando el cambio se nos plantea como una cuestión de vida o muerte, tras un ictus o una enfermedad autoinmune por ejemplo, el módulo intérprete de nuestro hemisferio cerebral izquierdo nos provee de un relato suficientemente poderoso para comenzar un camino ascético de dieta, de demora del placer, de fortalecimiento de la voluntad hasta conseguir nuestra meta. En el relato que nos construimos para cambiar de hábitos alimentarios podemos siempre introducir elementos épicos (la grandeza de nuestro esfuerzo) y éticos (la moral de nuestra conducta). Otro ejemplo de relato ético y épico relacionado con la alimentación lo encontramos en las personas que optan por el vegetarianismo o el veganismo.
 
A la pregunta ¿qué hace el yoga en un manual para conseguir una plaza de docente en el exterior? responderé que es el relato épico y ético que más me ha ayudado para entender y emprender mis propios caminos ascéticos. No pretendo afirmar que sea el único relato que nos ayude, sino que puede ser, y lo digo por experiencia propia, una palanca para conseguir lo que nos proponemos. E insisto en que conseguir una plaza de docente en el exterior es un trabajo ascético. En ese sentido, el yoga puede convertirse en una herramienta poderosa para realizarlo.
 
Para responder a la primera pregunta, ¿qué hago yo, pequeño e ignorante, hablando sobre el yoga? tengo que hablar de mi propia experiencia como aprendiz de yogui estos últimos 19 años.
 
Comencé la práctica del yoga en Sídney, en el centro Samadhi Yoga Studio en el barrio de Newtown. Durante años llegaba al estudio en silencio, extendía mi esterilla y practicaba una hora diaria al principio y muy pronto, dos horas diarias, bajo la supervisión y la guía de Katie, Sue, Sarah, Andrea, Lynda… Mis profesoras de yoga estaban formadas en la tradición Jivamukti, y habían tenido como profesores a Sharon Gannon y David Life. Su compromiso con los valores éticos del yoga como modo de vida era muy grande, practicando el vegetarianismo y en algunos casos el veganismo, compartiendo los beneficios del centro con la comunidad a través de una ONG, viajando anualmente a la India y a Nueva York para continuar su formación y cultivando las ocho ramas del yoga que enseñó Patanjali: yama (disciplinas éticas), niyama (auto-observación), asana (posturas), pranayama (control de la fuerza vital a través de la respiración), pratyahara (abstinencia y retiro), dharana (concentración y conciencia o mindfulness), dhyana (meditación) y samadhi (auto-realización). Ellas me enseñaron lo que llamo, con todo el respeto, la admiración, el agradecimiento y el cariño del mundo, el yoga como camino de vida.
 
Cuando terminé mi adscripción temporal en Australia y volví a mi pueblo, a Mula (Murcia), traía conmigo la ilusión de seguir practicando yoga con mis amigos de toda la vida. El yoga me había supuesto tal transformación que bullía interiormente con las ganas de compartir la experiencia. Pedí las llaves del gimnasio del Colegio Público donde estaba destinado y, tres tardes por semana, comencé a guiar la práctica de un grupo de personas que estaban interesadas en conocer el yoga. Muy pronto ocurrieron varias cosas importantes: se consolidó un grupo de una veintena de personas en Mula y me invitaron a coordinar otros grupos de personas en Pliego, en Bullas y en Campos del Río. De esta manera comencé a dar clases a grupos de yoga todos los días y, algunos días, dos sesiones. También contacté con profesores de la Región de Murcia con los que realicé retiros y formación. Tras los contactos vinieron las invitaciones y comenzamos a reunirnos, una vez al año, en un Encuentro de Yoga al que asistían entre 100 y 150 personas practicantes de yoga de la región de Murcia y de Alicante. Tuvimos un Encuentro en Mula en 2010, otro en Bullas en 2011, en Pliego en 2012, en Campos del Río en 2013 y finalmente en Puerto de Mazarrón en 2014.
 
Tengo en mis manos el programa del Encuentro en el Pabellón Polideportivo de Pliego el 17 de junio de 2012. Los profesores y las profesoras que asistieron y guiaron gratuitamente las diferentes prácticas fueron: Marisol Suanzes-Carpegna, Esther Fernández, Mari Carmen Fernández, Gabriel Cabrera, Rocío Medina, Nadia Negrón Medina, Ana Solano, Pietro y Mª José Tormo, Felipe Zapata y Salvador Navarro. Una panoplia fantástica de practicantes de yoga, meditación zen y cuencos tibetanos que voluntaria y gratuitamente (insisto en el carácter voluntario y gratuito porque creo que fue una de las claves del éxito de los Encuentros) ofrecían una hora de práctica. En el programa se recoge la fecha de comienzo, las 9:30h de la mañana y la hora de clausura, las 19:00h. ¡Una fiesta de generosidad!
 
El año 2014 gané la plaza en Roma. El año 2017 regresé a mi pueblo ya jubilado. Durante estos tres años, Maxi en Mula y Antonia en Pliego continuaron con las clases con la misma orientación de voluntariado, gratuidad y servicio a la comunidad. Ahora, de vuelta a casa, disfruto de la práctica compartida cada día de la semana: unas veces guiando la clase, otras como participante, y siempre con la alegría de seguir asistiendo a los “milagros” del yoga. Por ello, esta undécima edición quiere ser un homenaje a todas las personas que desde hace miles de años han buscado y seguimos buscando en la práctica del yoga un relato de unión y de crecimiento, de equilibrio y de no-violencia, de generosidad y humildad, de fuerza y flexibilidad, de sueños y esperanzas compartidas. Namasté.

En Mula, a 17 de enero de 2020
F. Palazón Romero

En el camino (Segunda parte del prólogo)
 
Miro la foto de la Portada y me doy cuenta de la oportunidad que me ofrece de resolver el dilema que ha estado preocupándome estas últimas semanas. Miro otra vez y vuelvo a mi vida y a mis relatos dejando que el recuerdo de la foto trace las líneas argumentales de esta segunda parte del prólogo. El recuerdo y el relato se entrelazan. Así es nuestra vida, recuerdos que se convierten en relatos y relatos que se convierten en recuerdos.

Dilema: he escrito, durante la pandemia, una segunda parte del prólogo desde la perplejidad. Un homenaje a Javier Muguerza y una crónica de los acontecimientos acaecidos durante el año 2020 en relación con el concurso-oposición a plazas docentes en el exterior convocado en noviembre de 2019. Mi escritura se tiñó de melancolía y tristeza, de sorpresa y perplejidad; y varias personas, a las que les envié el texto, me comentaron que no les había gustado porque no respondía a lo que esperaban de un prólogo mío: esperanza y ánimos. Volví a releer y a contrastar. También yo pensé que era discordante y extraño. Sin embargo, la crónica me parecía y me parece importante para guardar “un rastro gráfico” de los acontecimientos. ¿Qué hacer?

La crónica se inspiraba en uno de los pensadores más importantes del siglo XX en España, autor del libro Desde la perplejidad. La foto me llevó a otro autor y a un pintor. Jack Kerouac, autor del libro En el camino, y Edward Hopper, con sus casas y sus faros, y sus barcos, y sus puertas con señora al lado, y sus ventanas, y sus personajes en las terrazas.

No me resisto a renunciar por completo al texto que escribí y decido guardar/ofrecer al menos las ideas esenciales de la crónica y la cita del filósofo. Hételas aquí:

La perplejidad no es tan sólo, como creo, un signo de los tiempos que vivimos, sino también, y en cualquier tiempo, un acicate insustituible de la reflexión filosófica. Por eso Ortega, para quien “la vida es permanente encrucijada y constante perplejidad”, solía decir que “el más certero título de un libro de filosofía es el que lleva la obra de Maimónides”. La filosofía es siempre, por lo tanto, una guía de perplejos. Y con harta frecuencia le pedimos que “nos saque” de la perplejidad.
Javier Muguerza, Desde la perplejidad.

 I.  Desaparece la SGCI (Subdirección General de Cooperación Internacional).
 
Después de 30 años de estar juntos (también junto a la SPEE, Subdirección General de Promoción Exterior Educativa) el 1 de mayo de 2020 aparece publicado en el BOE el Real Decreto 498/2020, por el que se desarrolla la estructura orgánica básica del Ministerio de Educación y Formación Profesional, en el que ya no tenemos ni una ni dos Subdirecciones Generales como hemos tenido estas últimas décadas. El RD nos ha dejado huérfanos y en manos de una Unidad de Acción Educativa Exterior. Es verdad que tiene nivel orgánico de Subdirección General... pero las palabras son armas cargadas de semántica, de futuro y de pasado, y el cambio nos ha dejado perplejos y preocupados.
 
II.  El concurso para la provisión de puestos de personal docente en el exterior de 2019 se atasca.
 
El 21 de febrero salen publicadas en la página web del Ministerio las listas provisionales de admitidos y excluidos, tal como había anunciado la Resolución de 11 de febrero de 2020 del Subsecretario de Educación y Formación Profesional. Hasta esa fecha no hay problemas ni atascos, todo parece normal. Los compañeros y compañeras que creen que su baremación no ha sido correcta presentan sus reclamaciones y comienza la espera de las listas definitivas y la fecha del examen. Pasa el tiempo y comienza la pandemia y los confinamientos. Surgen las dudas. Y con las dudas aumenta la que ya de por sí es una terrible característica de este mundo de la AEEE, la rumorología. El silencio del Ministerio no ayuda y, la Resolución que publica el 20 de abril de 2020 afirmando que se van a “posponer los procedimientos...” y a “garantizar la continuidad de los procesos...” tampoco disipa las dudas ni aclara nada más que las líneas generales. La rumorología continúa.
 
III.  Los sindicatos no logran arrancar una respuesta concreta a la Administración.
 
Si de la Administración siempre se puede esperar cualquier cosa que nos sorprenda y nos deje perplejos, no ocurre lo mismo con los sindicatos, que normalmente están atentos y presionando para que la Administración: 1) cumpla la legalidad y 2) actúe de una manera no solo legal sino racional evitando que la discrecionalidad, que siempre dejan los textos legales, se convierta en coartada para las decisiones arbitrarias. Sin embargo, en este proceso, los sindicatos no han podido hacer que la Administración, el Ministerio, se sentase con ellos para dar una continuidad al proceso selectivo.
 
IV.  Los concursantes se inquietan (aún más) y se movilizan.
 
El Ministerio convoca al Grupo de Trabajo del Exterior de la Mesa de Negociación de Personal Docente no Universitario el 19 de mayo de 2020 a las 10:00 horas. Dicho grupo lo forman los representantes sindicales. Los concursantes suponen que los sindicatos “arrancarán” de la Administración un compromiso para que el concurso continúe,  al menos en la fase de revisar las reclamaciones y establecer una lista definitiva de aspirantes que han participado en el concurso desde que se publicó en noviembre de 2019 y que siguen esperando. Entonces ocurre algo muy interesante, los concursantes, afiliados a los sindicatos en la mayoría de los casos, elaboran desde sus propios foros una carta que oriente la negociación. No se trata de quitar protagonismo a los agentes sociales. Tampoco, obviamente, es un intento de suplantar al Ministerio y decirle lo que tiene que hacer. Resulta una acción mucho más sencilla pero mucho más enriquecedora, un fenómeno propio de nuestros tiempos y de nuestras redes sociales. El 16 de mayo de 2020, se envían decenas y decenas y decenas de cartas al Subsecretario de Educación y Formación Profesional, Sr. Fernando Gurrea Casamayor.
 
V.  Triunfa la amabilidad y permanece la perplejidad.
 
La respuesta del Ministerio es amable y ambigua. Se lo contaba así a uno de los muchos/as compañeros y compañeras que me preguntaron:
 
En relación con el escrito, ¿qué te podría decir? Me da la impresión de que la persona del Ministerio que ha elaborado el escrito quería tener, y lo ha conseguido, dos resultados:
1) ser amable (se agradecen sus aportaciones, saludos cordiales...)
2) ser ambiguo (ha sido aplazado por el tiempo imprescindible, reanudándose su desarrollo cuando la modificación de las circunstancias que han motivado su suspensión  lo permita, es un procedimiento más dilatado en el tiempo, cuyo desarrollo debe llevarse a cabo con una planificación que permita garantizar la incorporación del profesorado seleccionado al destino obtenido para la correcta atención educativa de los alumnos en cada curso académico...) Si no aclaran cuál es el tiempo imprescindible, ni el coeficiente de dilatación en el tiempo, ni cuál es la planificación que permita garantizar... Pues es como si me preguntas si te puedo dejar mil euros y te respondo que será una decisión aplazada por un tiempo imprescindible, pero que se reanudará cuando se modifiquen mis condiciones económicas y que necesitaría planificar el préstamo para la correcta atención económica en tu futuro. Eso y no responder es prácticamente lo mismo.
Un fuerte abrazo,
paco palazón
 
VI.  Paradojas.
 
El Ministerio decide, a fecha de 29 de junio de 2020, que puesto que el concurso que fue convocado en Noviembre de 2019 está suspendido, y puesto que el artículo 15 del RD 1138/2002 le permite cubrir las plazas “que no puedan ser cubiertas por el procedimiento regulado en la citada normativa” mediante comisiones de servicio por el plazo de un año, va a “tirar” de la lista de concursantes a la convocatoria anterior, la de 2018, para ofrecerles una comisión de servicios. El 14 de julio ya están las plazas adjudicadas. Algunas preguntas quedan sin responder.

  1. ¿Realmente las plazas “no han podido ser cubiertas por el procedimiento regulado en la citada normativa”? ¿no cuenta el Ministerio con el CIDEAD y con otros mecanismos propios del siglo XXI, como los que se utilizan habitualmente en el Instituto Cervantes, para cubrir las plazas por el procedimiento regulado en la citada normativa?

  2. ¿Realmente no se pudo dar respuesta a las reclamaciones desde que se recibieron en el Ministerio 10 días después de la fecha de publicación de los datos provisionales de admitidos y excluidos para disponer de una lista definitiva de candidatos de 2019 a los/as que ofrecerles la comisión de servicio para las plazas que habían solicitado?

Volvamos a la foto y al camino. ¿Qué vemos? O, más precisa la pregunta, ¿qué recordamos de lo que hemos visto? Un puente, una persona que lleva un carricoche de bebé, un paisaje al fondo tan preciso en los contornos de la luz sin sombras que nos hace pensar más en un cuadro hiperrealista que en una foto. Le pregunto a mi hijo, el autor de la fotografía, dónde estamos. Me responde: en Pontevedra, en la Isla de las esculturas, jardín municipal con esculturas de arte contemporáneo. Ah, y la fecha es, a mí me gusta siempre poner la fecha y el sitio de mis fotos, verano de 2018: Pontevedra, verano de 2018.

En el camino. La vida como camino suena y resuena como un resto/recuerdo/arquetipo de oralidad de hace tantos miles de años que la literatura lo repite una y otra vez y no siempre con obras de calidad (Cf. Irene Vallejo, El infinito en un junto). La de Kerouac se publicó el año de mi nacimiento y tiene los ingredientes de una obra de culto para toda una generación, la beat: autobiográfica, monólogo interior, inspirada en el jazz, la poesía y las drogas, bohemia... La de Paulo Coelho, con arco y todo, representa, en mi humilde y lega opinión, la venta de bálsamos de fierabrás. La literatura ha transitado y sigue transitando muchos caminos.

Sabemos, porque nos lo ha dicho el autor, que el camino que recorre la persona que vemos en el puente le va a llevar a un jardín municipal. Sin embargo vemos (con esa mirada de la mente que tanto le gusta a los poetas buenos, como Joan Margarit, y también a los menos buenos, como a los adolescentes que miran a sus novios/as) una vida familiar que atraviesa un largo puente para llegar a un paisaje que se desvela y revela y se sueña, idílico.

Contad los tablones del puente y comprenderéis las horas que vais  a pasar/pasear con este libro que tenéis en vuestras manos. Pensad por un momento que sois la persona que camina llevando la vida con ella: un bebé, pero también podría ser una ilusión, un deseo, un salto, un anhelo..., y sabréis el significado de vuestra decisión de presentaros al concurso. Sentid la llamada de los árboles, del jardín que os espera al final del estudio, y sobre vuestra piel se posará la certeza de que el concurso puede convertirse en la palanca para descubrir nuevos jardines. Oíd el viento que mueve las cañas bajo el puente y en vuestros oídos sonará la música popular del nuevo estado que os espera. Cerrad los ojos y recordad el cielo y las nubes y vuestra mente os contará el relato de que todo va a salir bien y de que vais a conseguir vuestros deseos y vuestra plaza. Leed la foto construyendo el relato positivo que os acompañe como herramienta y brújula en esta aventura.
 
Suerte y a por la plaza.

En Mula, a 17 de enero de 2021
F. Palazón Romero

   
 
Cómo conseguir plaza de docente en el  exterior
PRÓLOGO
ÍNDICE
CONTRAPORTADA 
OPINIÓN
PREGUNTAS FRECUENTES
CORRESPONDENCIA CON EL AUTOR
   
FICHAS SOBRE LA ACCIÓN EDUCATIVA ESPAÑOLA EN EL EXTERIOR
FICHAS SOBRE LA LEGISLACIÓN BÁSICA EN EL SISTEMA EDUCATIVO ESPAÑOL
ÍNDICE DE TEXTOS LEGALES SOBRE LA ACCIÓN EDUCATIVA ESPAÑOLA EN EL EXTERIOR
PRÓLOGOS A LAS EDICIONES ANTERIORES
 
Cómo adquirirlo

Librería CABALLERO
Teléfono (también whatssap):
968 662 996
Email: clientes@libreriacaballero.es

Calle Zurbarán, s/n
30170 MULA (Murcia)