Prólogo a la décima edición

Siempre he pensado que la décima edición debía ser muy especial. Diez es un número mágico que agota nuestras posibilidades de contar con los dedos de las manos. Diez ediciones representan un largo camino que quiero celebrar con mis lectores. ¿Cómo organizar una fiesta de cumpleaños en la publicación de un libro que es un manual para conseguir una plaza de docente en el exterior?
 
            No tengo muchos recursos para hacer divertidos los temas de la oposición. La legislación y las estadísticas se prestan poco al divertimento. Personalmente me parece agradable desentrañar un texto, sea científico, filosófico, legal o de cualquier otra índole, buscando su lógica interna, su estructura semántica y también sintáctica, sus orígenes, sus relaciones con otros textos, sus aperturas a otros posibles pensamientos… Pero que a mí me guste bucear entre las leyes y otros mares procelosos no significa que tenga que gustarle a todo el mundo. Yo quería celebrar esta décima edición con la derogación de la LOMCE y la aparición de una nueva ley educativa que cambiase el marco y que fuese consensuada, duradera, estable… Sin embargo la realidad, una vez más, no coincide con el deseo. Así que las fichas de legislación tendrán que seguir siendo prácticamente las mismas. Añadiendo, eso sí, los últimos textos legales menores que han aparecido en 2016 y 2017.
 
            La fiesta y la celebración empiezan en la portada y en la contraportada. Presentar el libro con imágenes y no sólo con palabras. Vestirlo de gala para su décima cumple-publicación y para su mayoría de edad, sus 18 años de andadura. En la portada nos vamos a encontrar las portadas de las nueve ediciones anteriores. En la contraportada una foto de mi padre.
 
            Para que la fiesta se pueble de amigos aparecen en esta edición veinte personas más, colegas que han conseguido su plaza en el exterior en el año 2016 y en el año 2017, y que generosamente nos regalan los supuestos prácticos con los que entraron en el castillo encantado de la docencia en el exterior. Ellos han sido los que me han empujado a no seguir esperando los cambios legales para construir esta nueva edición.
 
            En el prólogo de la edición anterior, la novena, hablaba de las tres palabras que definen la urdimbre del libro: trabajo, generosidad y pasión. Las tres siguen estando presente en la décima:  el trabajo de actualizarlo, la generosidad de compartir los supuestos y la pasión de ofrecerlo desde la reflexión sobre dos relatos, mi padre y mi jubilación.
 
 
I. El trabajo. ¿Qué es nuevo en la Décima Edición?
 
            La portada y la contraportada. Ya he hablado de que la contraportada es un homenaje a la memoria de mi padre, que presento como coautor de este libro, en alguna medida. La portada también representa una memoria y un homenaje a las anteriores ediciones.
            El Prólogo. Articulado en tres partes: novedades en el temario, personas en la tribu, ideas y relatos.
            Nueva presentación del libro. Aparecen, por primera vez, solapas y fotos de los autores, mi padre y yo, en las mismas. También aparece una cita, regalo de una compañera, de un padre intelectual: Paulo Freire.
 
Son nuevos los siguientes apartados:
 
En la Segunda parte (temario):
 
Capítulo I: Las Fichas de los nuevos textos legales:

  1. Real Decreto-ley 5/2016, de 9 de diciembre, de medidas urgentes para la ampliación del calendario de implantación de la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa.

  2. Orden ECD/1941/2016, de 22 de diciembre, por la que se determinan las características, el diseño y el contenido de la evaluación de Bachillerato para el acceso a la Universidad, las fechas máximas de realización y de resolución de los procedimientos de revisión de las calificaciones obtenidas, para el curso 2016/2017.

  3. Orden ECD/711/2015, de 15 de abril, por la que se establecen los elementos y características de los documentos oficiales de evaluación de la Educación Primaria, para el ámbito de gestión del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

  4. Real Decreto 1058/2015, de 20 de noviembre, por el que se regulan las características generales de las pruebas de la evaluación final de Educación Primaria establecida en la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación.

  5. Orden ECD/594/2016, de 25 de abril, por la que se regula la realización de la evaluación final de Educación Primaria en el ámbito de gestión del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

  6. Real Decreto 310/2016, de 29 de julio, por el que se regulan las evaluaciones finales de Educación Secundaria Obligatoria y de Bachillerato.

Capítulo II:

1.    Estadísticas de 2017 (actualización en cada uno de los Programas).
2.    Legislación (actualización en cada uno de los programas).
3.    Informe del Consejo Escolar del Estado 2016 (actualización en algunos Programas).
4.    Real Decreto 284/2017, de 24 de marzo, por el que se desarrolla la estructura orgánica básica del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

En los capítulos I y II de esta segunda parte voy a proponer, por primera vez, un JUEGO. Es el juego de “BUSCA LA RESPUESTA”. Se trata de relacionar los contenidos que vas a encontrar en el temario con las preguntas (43) que aparecieron en el cuestionario de 2017. No te será difícil hallar las respuestas porque al final de cada cuestión te doy una pista que te remite al texto que necesitas para responder. En cualquier caso, si tuvieras dudas, el elenco de respuestas de dicho cuestionario 2017 aparece en el capítulo I de la tercera parte.
 
Capítulo III:

La ficha 21 – Convalidación y Homologación de estudios y títulos extranjeros.

Capítulo IV:

1.    Actualización del punto IV.3. El Liceo Español Cervantes en Roma.

En la Tercera parte:
 
Capítulo I:

1.    Cuestionario de 2016 con respuestas.
2.    Respuestas del cuestionario de 2017.

Capítulo II:

1.    20 Supuestos prácticos reales de 2016 y 2017.

Dos comentarios, aclaratorios y muy importantes en mi opinión, en este tema del trabajo:

 1. Algunos compañeros me dicen que están estudiando ediciones anteriores, a veces muy anteriores, a la edición actualizada. Siempre me siento un poco culpable porque sé, lo he aprendido en estos 18 años de ediciones y en más de 25 años de estar atento al concurso del exterior, que un libro sobre la AEEE no actualizado es una información que induce a error. Por eso les respondo (copio una respuesta a dos compañeros que me decían que se habían preparado para este año 2017 con la quinta edición): La quinta edición está muy, muy, muy desactualizada. Por eso salió la sexta. Y al año siguiente la séptima. Y al siguiente la octava (que fue la que recogía los temas que me preparé para conseguir mi plaza en Roma, donde ahora estoy) y finalmente, después de que cambiaran la mecánica del examen, la novena. Por eso aviso siempre a los compañeros y compañeras de que es mejor no tener ningún libro que tener uno prehistórico. Buscar las referencias actuales y actualizar el libro gordo me lleva normalmente un par de meses de trabajo. Pero lo hago, lo mismo que atender a todos los compañeros y compañeras que me escriben todos los días para preguntarme, comentarme, enviarme supuestos para que se los comente..., porque creo que es una "obligación moral" cuando has publicado algo que se supone que es una herramienta para preparar una oposición (concurso-oposición).
 
2. Otra pregunta que también me hacen muchos compañeros cuando aparece publicada una nueva edición es si puedo enviarles las actualizaciones por email y así no tienen que prescindir de la edición anterior. Siempre les explico que el trabajo de actualizar la parte primera y segunda del libro (el temario) lo pueden hacer ellos mismos si se toman un tiempo para buscar la información necesaria (legislación, estadísticas, informe del consejo escolar de Estado, el español en el mundo…) en las páginas web adecuadas que yo mismo les facilito con mucho gusto. Les animo a que preparen sus propias fichas y sus propios análisis ya que siempre son los mejores materiales para estudiar. Lo que ocurre es que a veces no tenemos tiempo para partir de cero a la hora de comenzar a preparar el concurso oposición y el libro nos puede ayudar como un punto de partida muy elaborado. Eso sin contar con los supuestos prácticos de los compañeros que ya han conseguido su plaza y que los comparten generosamente dentro del libro y pasan a formar parte de la tribu del Palazón.
 
 
II. La generosidad. ¿Quiénes son las personas que han contribuido a hacerla posible?
 
Las seis personas que consiguieron su plaza el año 2016 y comparten generosamente su supuesto son, como siempre, seis historias de vida. En la presentación de cada supuesto los autores comparten una parte de su historia. Yo he tenido la inmensa suerte de compartir muchos emails con todos y cada uno de ellos. En el caso de Pedro, además, habíamos compartido una cena en mi casa en Mula.
Si tuviera que definir a cada uno de ellos con una palabra diría que Beatriz es la esperanza; David, el amor; José, la perseverancia; Mayca, la comunicación; Pedro, la fuerza y Tamara, la generosidad.
En mi “consultorio” de AEEE (emails que recibo y que contesto todos los días) cada uno de ellos es un ejemplo que utilizo a menudo. Cuando un compañero me cuenta que puede optar sólo a una plaza y que le parece imposible conseguirla, le hablo de Beatriz. Si me escriben diciéndome que no saben cómo encontrar fuerzas para comenzar la aventura, les hablo de David. En las ocasiones en las que comparten conmigo la tristeza y la desesperanza de haberlo intentado en repetidas ocasiones y no haberlo conseguido aún, les hablo de José. Cuando me preguntan cómo enfocar la entrevista, les hablo de Mayca. Si me comentan que se consideran demasiado jóvenes o inexpertos para conseguir plaza en el exterior les hablo de Pedro. Por último, cuando quiero resaltar el esfuerzo compartido, la ilusión que nos mantiene año tras año estudiando y la alegría de conseguirlo, les hablo de Tamara.
 
Beatriz Muñoz Maya, o Beatriz MM en sus emails. Sólo puede pedir una plaza, la de Filosofía en el Vicente Cañada Blanch. Pero tiene una muy sólida formación (hice un supuesto práctico sobre Resolución de Conflictos para 3º de la ESO, materia Valores Éticos. Creo que sé bastante del tema, un máster  y un doctorado  en esta temática y más de 10 años de dedicación a programas de convivencia en mi centro) y la esperanza va a ser su motor. Por eso le respondí a su primer email: que sea la única plaza no quiere decir que sea imposible.
 
David Alonso García. Además de su supuesto práctico, David nos regala muchos y muy valiosos consejos para el examen de legislación (cuestionario), y para la lectura y la entrevista. Pero su presentación insiste una y otra vez en la fuerza del amor. Citando sus palabras: Gracias al amor se pueden obtener cosas aparentemente muy difíciles. Yo creo que el amor mueve montañas.
 
José García Huéscar. Es un ejemplo de perseverancia que he citado una y mil veces en mis emails a compañeros y compañeras que se desesperan porque se han presentado al concurso dos o tres veces y no han obtenido su plaza. José se presentó ininterrumpidamente durante ocho años. Y al final consiguió su sueño. De los nueve refranes que nos regala copio los tres primeros: Más hace el querer que el poder. Tiene ventura el que la procura. La perseverancia todo lo alcanza.
 
Mayca Pérez Asensio. Me contó una historia que me pareció ejemplar en el sentido de servir de ejemplo para muchos compañeros que se juegan la plaza en la entrevista: la presidenta del tribunal comienza la entrevista diciéndole que su supuesto no responde al formato de Unidad Didáctica. La mira a los ojos y “sabe” que ha suspendido a no ser que consiga convencer al tribunal de que su supuesto sí que es una unidad didáctica. Utiliza entonces todo lo que ha aprendido en su larga formación de terapeuta en programación neurolingüística para establecer una comunicación positiva y fluida con el tribunal. ¡Y gana su plaza!
 
Pedro Martínez Tomás. Es el ejemplo de cómo se puede conseguir plaza docente en el exterior con pocos puntos en el baremo (fase concurso). Él mismo lo cuenta: Sinceramente cuando vi el tema de los méritos me desanimé porque con suerte llegaría a 5 puntos (que es lo que obtuve) y había tanta gente con 8 que lo vi sumamente complicado. La manera de conseguirlo: currar mucho y hacer un examen excelente: He sacado la plaza de Roma! A pesar de contar con nada de méritos, he sacado buenísima nota en los dos exámenes y me han adjudicado una plaza allí en Roma. Estoy felicísimo, no me lo creo. Es un sueño. Roma era mi primera opción y no puedo estar más contento. Quería compartirlo contigo :-).
 
Tamara Loscos Ramos. Se prepara un año y no consigue su plaza. No se desanima sino que sigue preparándose y la obtiene al segundo intento. La primera vez que me contacta me cuenta que ha encontrado muchas erratas en la primera edición del libro de asesores. Pacientemente hace un trabajo magnífico de correctora, y generosamente va enviándome todas las erratas corregidas. Un ejemplo de generosidad que se ve muy pronto recompensada por la vida y su plaza en Rabat.
 
El 2016 fue un año muy duro y muy complicado para mí. Mientras los compañeros estaban luchando para conseguir su plaza yo tenía que luchar para seguir vivo. Ellos entraban en los exámenes y yo en el quirófano. Así que no pude atenderlos y acompañarlos todo lo que hubiera querido. El 2017 ha sido mi año de recuperación, de convalecencia y de vuelta a la normalidad. Así que he podido recibir muchos supuestos antes del examen para corregirlos y comentarlos. Después del examen, justo cuando aparecieron las notas del test, me llegaron muchos emails pidiéndome consejo para preparar la entrevista. Les contestaba lo siguiente:
 
Lo primero de todo ENHORABUENA por tu aprobado del test. Y ahora paso a las recomendaciones:

1. que escribas el supuesto en casa (como recuerdes que lo escribiste en el examen) y que se lo dejes para revisar a algún compañero o compañera (si ha estado en el exterior aún mejor, y si no, no pasa nada). Si quieres que te lo revise yo, buscaré un hueco para hacerlo.

2. que hagas entrevistas con un nativo/a de la lengua en la que te vayan a preguntar (la de la primera plaza solicitada).

3. que prepares respuestas sobre tus motivaciones para ir al exterior, tu experiencia profesional y sobre tu supuesto.

4. que hagas yoga o meditación o simplemente que estés tranquila sabiendo que el resultado de la entrevista solo puede ser bueno (seguir de funcionaria) o mejor (seguir de funcionaria en el exterior).

Un abrazo y a por la plaza,
 

La recomendación número 1 hizo que una treintena de compañeros me enviaran el supuesto (lo que recordaban haber escrito) que iban a leer y a defender en la entrevista. Les hice unos cuantos comentarios y… aprobaron prácticamente la totalidad. Algunos sin plaza. Otros, los más afortunados, obtuvieron su plaza y vieron cumplido su sueño. Las catorce personas que han conseguido su plaza en el 2017 y que han decidido compartir su supuesto con nosotros son:
 
Rosa Escribano Vitón. Es un claro ejemplo de lo que significa “ir a por todas”. Se ha pegado, este curso 2016-17, una panzada de currar como sólo he visto hacer a muy pocas personas. Ha estudiado mis libros y los ha conocido mejor que yo mismo (de hecho me ha regalado decenas de erratas que ya están corregidas). Aparece en el prólogo de algunas de mis últimas publicaciones. Es una persona encantadora, trabajadora y agradecida que me escribió el nueve de mayo diciéndome: hoy, aún sin haber conseguido dormir mucho (cuesta recuperar los hábitos de dormir después de llevar meses durmiendo poco...), me gustaría compartir contigo que he obtenido un 3,2 en el test (a falta de ver la nota publicada...). Estoy muy contenta y mucho en parte es gracias a tiiiiiii, cuando te escribí a primeros de septiembre, aún sin saber muy bien de qué iba todo esto y fuiste TAN RÁPIDO en responder, ahí comenzó todo. GRACIAS :).
 
José Carlos Cámara Pérez. Otro currante como Rosa y un apasionado con su creación, con sus supuestos (joyas les llamaba). Antes del examen ya me había enviado media docena de supuestos para que se los revisara. Tuve que excusarme porque en ese tiempo me llegaban supuestos todos los días y al tercer supuesto suyo le dije que no daba abasto. El 17 de junio me escribió esto: Hola Paco, es muy difícil expresar en un email lo agradecido que estoy por tus orientaciones, me han sido de gran ayuda para conseguir el objetivo. Este año en EF ha habido una grandísima competencia para la plaza en la Escuela Europea de Alicante, ha sido una intensa e incansable preparación desde Septiembre. Tras llevar tu libro día a día para mí sería un honor el que aparezca mi supuesto práctico de examen para ayudar a todos aquellos profesores que apuesten por tu manual para preparar estas oposiciones. Sin más, volver a agradecer tus orientaciones y tus ánimos, sin ellos hubiera sido imposible conseguir esto. Un abrazo.
 
Verónica Álvarez Mallada. Sacó una nota justa en el test y una notaza (9) en el supuesto. Fue la primera persona que me envió ya el supuesto listo para publicar con una Introducción que debo confesar que me emocionó por su generosidad. Sus palabras cuando supo que había obtenido su plaza fueron: ¡¡¡Hola, Paco!!! Te escribo para contarte que...¡¡¡He sacado plaza!!! Estoy procesando todo porque estoy muy nerviosa y aún con mucha incredulidad. Ni en mis mejores sueños creía que obtendría plaza porque mi baremo no era bueno. ¡¡¡Me han dado destino en la Escuela Europea de Bruselas!!!. Era mi tercera petición (mi primera era París y luego Londres). Estoy contentísima, no lo esperaba...es un reto que me hace muchísima ilusión. Todavía no han salido las notas desglosadas, pero creo que he sacado la plaza gracias a la nota que me han puesto en la programación (¡¡¡me sale un 9!!!). Salí muy contenta y no puedo describir con palabras la cantidad de sentimientos que tengo en estos momentos. ¡¡¡Muchas gracias Paco por todo!!!  Tengo cinco libros tuyos que me han ayudado y orientado a lo largo de este proceso. Si no llega a ser por ellos y por ti, ahora mismo no estaría escribiendo este correo. Un abrazo.
           
José Juan Galera Mompeán. El mismo se define como un “sprinter”. Se preparó con muy poco tiempo y sin creer demasiado en que conseguiría una plaza. Se atascó y se angustió a la hora de preparar un supuesto… hasta que lo consiguió y me lo envió, antes del examen, para que se lo revisara. Le contesté esto: Buenos días José Juan, he leído tu supuesto con mucha atención y... ¡me parece muy, muy bueno! Me parece bueno por tres cosas (sus puntos fuertes): 1. es original; 2. es factible y 3. está bien presentado, ordenado y con todos los epígrafes cubiertos. No sé cuales podrían ser sus puntos débiles. Quizá su extensión que podría pasarse un poco del tiempo y del espacio del que dispondrás. Pero no creo que sea un problema porque en el examen podrás olvidar cosas y así se ajustará a la situación de examen. Otro punto débil sería si no lo defendieras bien en la lectura. Pero no creo que sea un problema puesto que si lo has hecho tú lo podrás defender con pasión. Creo que es un muy buen supuesto al que yo le daría una muy buena nota. Te lo digo en medio de una "lluvia" de supuestos que me llegan todos los días para corregir y que están lejos del tuyo en su confección. Y efectivamente fue un estupendo supuesto que le hizo ganar su plaza.
 
Gema Sampedro Cid. Me escribió por primera vez en abril de 2016. Como muchos otros compañeros quería comentarme sus dudas: Hola Paco. Soy una profe de lengua y literatura y la idea de acceder a una plaza en el exterior me ronda desde hace unos años. Este año me he comprado tus libros, los tres, y me acompañan casi todos los días. La verdad es que no puedo sacar mucho tiempo, entre mi trabajo como jefa de estudios de un centro bastante complejo  y dos niños, uno de 6 meses. Voy oscilando entre la ilusión y el desánimo y hasta dudo en si presentarme este año. Yo le contesté animándola todo lo que supe y pude: Te mando muchos, muchos ánimos. Italia y Roma son dos lugares mágicos y maravillosos. En cualquier caso presentarte siempre es una experiencia que puede servirte bien para conseguir la plaza este año, bien para tener más conocimientos en las próximas convocatorias. Un abrazo y a por la plaza. Y efectivamente, el año siguiente, el 2017, ha conseguido su plaza.
 
Yolanda Martín Criado. Me envió unas fotos de su estudio mirando al mar en Cádiz y nos invitó, a mi mujer y a mí, a visitarla allí. Pero ahora ya ha conseguido su plaza y su invitación es para Lisboa: Hola Paco, has sido tú el que me ha dado la noticia, aún no lo había visto; no se me ocurre enterarme de mejor forma. Gracias por tu apoyo en la distancia, tus consejos y tu dedicación. La verdad es que sabía que había hecho bien el supuesto, pero nunca pensé que la nota sería tan alta UN 8,5. Estoy orgullosa. No dudes que te enviaré el supuesto si así lo quieres y que pueda ayudar a otros compañeros en esta "aventura". Un fuerte abrazo, seguimos en contacto y te espero a ti y tu esposa en Lisboa.
 
Beatriz Torres Muñoz. Me contactó a principios de diciembre de 2016 y me hizo muchas preguntas. Después me preguntó si conocía a algún compañero en la sección de Miami y la puse en contacto con Mapi, mi querida amiga Mapi, que la ha ayudado muchísimo. Cuando se enteró de que había conseguido su plaza en Miami en seguida me ofreció generosamente su supuesto diciéndome: Pacooooooooooo!!!!!!! Que no me lo creo aún!!!!! Muchísimas gracias por todo, de corazón. ¿Quieres que te envíe el supuesto? ¿O cualquier otra cosa: impresiones de la entrevista, preguntas a los compañeros, etc. Tu pide en confianza, que estaré encantada de colaborar con la tribu del Palazón. ¡Ahora empieza mi aventura!! Un beso muy fuerte Paco.
 
Benjamín López Gómez. Me escribió el 1 de octubre de 2016 diciéndome: Buenos días, Paco. Desde el miércoles tengo tus tres libros. Desde que los recibí en el instituto, he estado curioseando entre sus páginas, leyendo fragmentos de capítulos y algunos supuestos prácticos. Tengo que decirte que me encantan. Estoy altamente motivado, y leer los testimonios que recoges de otros compañeros que comparten sus supuestos prácticos en los libros me llena de optimismo, vitalidad, y energía. Independientemente de los resultados, lo hermoso es la aventura del camino. Y pienso disfrutarla cada día, en la medida de mis posibilidades, hasta que llegue la hora del examen. Luego, como con otros muchos compañeros, nuestra relación epistolar ha sido intensa. Al final, tras conocer que había conseguido su plaza, el 14 de junio, me ofrece generosamente su supuesto: Me encantaría compartirlo, por supuesto que sí, Paco, es todo un honor para mí. Cuando salga de esta vorágine del final de curso y esté más relajado me pongo con ello y te lo envío. Muchísimas gracias! Un abrazo.
 
Javier Herreros Gil. Se presentó el 18 de enero de 2017 diciéndome: Estimado Francisco, mi nombre es Javier Herreros y soy maestro en una escuela de adultos en un pueblo de Jaén. Te escribo porque he decidido embarcarme en la aventura de intentar conseguir una plaza como docente en el exterior, para lo cual los Reyes Magos me han regalado tu libro gordo así como los tres finos. Y, como con muchos otros compañeros, estuvimos enviándonos emails hasta que el 14 de junio, ya con su plaza conseguida, me escribió: El supuesto me lo han puntuado bajo, pero te lo reescribo encantado. Al final no ha podido ser Australia que era nuestra primera opción (te acuerdas que te pregunte si se podía renunciar a algunos destinos?) Pero estamos bastante ilusionados igualmente. Ya hablaremos, un saludo.
 
María del Mar Rojas Carmona. Me escribió el 30 de marzo de 2017 para decirme: Estimado Paco. Hola soy Mª del Mar Rojas, vivo en Murcia, a veces he coincidido contigo en los pasillos de la EOI, y me daba mucha alegría verte. Te conozco de los cursos de la AEEE. Este año me voy a presentar por primera vez a las ALCEs de  Alemania  y Suiza germánica. El 15 de junio, tras saber que había conseguido su plaza, me ofreció (nos ofreció) generosamente su supuesto: Hola Paco. La verdad que estoy contentísima con el resultado, ahora me espera una nueva etapa de la vida, la cual quiero vivir intensamente. Por supuesto que te mandaré mi supuesto práctico para que lo puedas publicar en la próxima edición. Espero que sea de gran ayuda para todos aquellos que quieran ver cumplir su sueño, como yo he cumplido el mío. Se agradece muchísimo tu material y tu interés, sin él  sería todo más complicado. Para mí, tus emails siempre han sido muy motivadores, hacías que no me sintiera sola y me cargaban de energía. Gracias de todo corazón por tu ayuda, vales mucho Paco .Estamos en contacto. Un fuerte abrazo.
 
Luis Patricio Pérez Camino. Un compañero que ya había estado en el exterior y que se puso hace ya años, el 5 de junio de 2011, en contacto conmigo diciéndome: Estimado D. Francisco Palazón: Me alegra el ponerme en contacto con usted después de haber leído tanto sobre usted y sobre su libro. Le tengo que decir que yo ya saqué la plaza en el año 2002 y he estado durante seis años en Suiza. Ahora me gustaría prepararme durante el próximo año para intentarlo de nuevo. Pero, claro, después de diez años me da muchísima pereza el volver a recopilar toda la información sobre el asunto, tal como hice la primera vez. Después me ha escrito algunos emails durante estos años hasta que ha conseguido su plaza y me dice: Muchíiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisimas gracias, Paco. No sabes lo que me he acordado de ti en el día de hoy nada más saber el resultado. Sin duda alguna sin tu ayuda me hubiera resultado muchísimo más difícil. La verdad es que me has acompañado en este largo caminar de una manera muy positiva.  Por supuesto que te voy a pasar mi experiencia en el examen, pero ya te advierto una cosa, que no voy a ser nada original, porque yo he sido de los que me he aprovechado de todas tus experiencias, por tanto, poco tengo que decir nuevo, todo está en tus libros. Paco, te reitero mi agradecimiento sincero. Un abrazo.
 
Jesús Campos Domínguez. Con este compañero la historia ha sido muy curiosa y muy diferente. Lo conocí hace muchos años, en el 2006, en un curso de AEEE que impartí en Málaga. Estuvimos hablando y me contó que tenía una colección de mis libros, la primera, la segunda y la tercera edición. En el curso adquirió la cuarta. Después nos escribimos algunos emails pero al final nos perdimos la pista. Cuando estuve viendo el BOE con las plazas adjudicadas este año encontré un Jesús Campos y me acordé de él. Como guardaba su dirección le escribí: Hola Jesús Campos, ¿eres tú "el" Jesús Campos Domínguez" que ha sacado la plaza en Rabat? Si es así... MUCHÍSIMAS ENHORABUENAS!!!! Un abrazo desde Roma, paco palazón. Inmediatamente me contestó: Hola, Paco. Casi que no lo tengo muy claro si soy yo seguro. Todavía me encuentro en shock. Gracias por tu correo y tu enhorabuena. Y muchas, muchísimas gracias por lo que haces por toda la gente que piensa en iniciar la aventura del exterior. Este proceso es como el que entra en el tren de la bruja: todo está oscuro, sabes cuándo entras pero no cuánto dura, cuándo acaba, dónde están los sustos, dónde te van a dar escobazo... y llegas tú con el libro gordo y tu generosidad y enciendes un foco para todos. Ya sabía que estabas en Roma, ¡me he estudiado todos tus casos de la empresa de flores! Te mando un abrazo enorme y mi gratitud.
 
Carlos Rodríguez Martos. Otra historia diferente y divertida. Con Carlos no había intercambiado emails hasta saber que ya tenía su plaza en Roma. Le escribí no para el tema del supuesto sino para el alquiler del piso. Me presenté diciéndole: Hola Carlos, lo primero de todo darte la ENHORABUENA por tu plaza de historia en Roma. Estoy seguro de que va a ser una AVENTURA FANTÁSTICA. Me ha pasado tu email Alfonso, el administrativo de la secretaría y gran amigo mío, porque le había dicho que dejo el piso en julio y que, si algún compañero estaba interesado en buscar piso podían contar con que el mío se quedaba vacío. Yo lo hice igual cuando se fue la compañera que estuvo aquí 6 años. Y ella lo hizo igual y así una larga serie de profesores. No me he presentado, pero soy Francisco Palazón Romero, profesor de Primaria del Liceo, que termina este año por motivos de salud. Y rápidamente me respondió: Hola Paco: Gracias por tu pronta respuesta. Estoy convencido de que me va a interesar. Si no te viene mal te llamo esta tarde. Y por supuesto, no necesitas presentación: eres una de las causas principales de que haya conseguido la plaza. Siento oír que el término de tu estancia en el Liceo no sea del todo voluntario. Un afectuoso saludo.

María Morente Sánchez. Conocí a María gracias a José Juan Galera que me comentó, en una cena en casa para celebrar que había conseguido su plaza, que conocía a una compañera que también había conseguido su plaza este año y que estaría encantada de compartir su supuesto práctico. Enseguida le escribí invitándola a hacerlo y me respondió una larga carta que encabeza su supuesto y de la que recojo lo siguiente: Tengo destino en el Instituto Español Melchor de Jovellanos, en Alhucemas, junto con otro compañero que tiene contacto contigo, otro murciano, José Juan, de física y química. Fue él quien me facilitó tu correo, ya que sentía la necesidad de agradecerte la ayuda que me has brindado, sin saberlo o a sabiendas de la ayuda que nos ofreces a aquellos que tenemos este sueño y que no sabemos donde acudir o por donde empezar. Mi preparación ha sido totalmente personal con tu material. Los test me han sido de una ayuda inestimable y de los casos prácticos he tomado sobre todo el planteamiento de la ficha técnica o al menos yo la he llamado así, en la cual queda plasmado el resumen de lo que pretendemos con el plan de actuación o plan de trabajo. En otro momento, intentaré que sea la semana que viene, te enviaré mi planteamiento del caso práctico y cómo me preparé en general la prueba. Muchas gracias por tu ayuda y por tu inestimable interés por ayudarnos a conseguir este sueño que supone para todos los que soñamos con tener esta experiencia. Un abrazo, María M.

III. La pasión. ¿Qué ideas pueblan la trastienda del libro?

III.1. Mi padre

Tener un padre es un relato, una narrativa. Ser padre es otro relato muy diferente. El relato de mi padre es complejo y largo. Dura 60 años. Es un relato lleno de capítulos. Una narrativa inventada que siempre había creído basada en mi propia experiencia hasta que Gazzaniga y sus estudios sobre el cerebro modular me convencieron de que era el módulo del cerebro que él llama el intérprete el que construye todos y cada uno de los relatos que forman mi realidad. No importa donde se haya fraguado el relato. Tampoco importa lo que de real o de ficción se encuentre en él. Lo que quiero compartir aquí es mi relato de haber tenido un padre y de seguir teniendo presente su memoria.

¿Qué tiene que ver mi padre con un libro que se titula “Cómo conseguir plaza de docente en el exterior”? Hay una relación causal perogrullesca. Y me hace gracia hablar de relación causal cuando desde hace unos años defiendo que entre el azar y la necesidad (Cf. J. Monod) gana el azar, que las causalidades son relatos taimados que esconden las casualidades. Pero está claro que sin el autor de mis días no existiría el autor del libro. Por eso he querido, en esta décima edición especial, hacer un homenaje a mi padre como “coautor” del libro “en alguna medida”.

¿En qué medida? El primer capítulo del relato de mi padre es de ternura y de confianza. Tengo un recuerdo de mí mismo tan niño como para dormir en una cama al lado de la cama de mis padres. Pongo la oreja en la almohada y escucho los pasos de alguien (¿el hombre del saco?) que viene a por mí. Mi padre duerme del lado en el que se encuentra mi cama. Me ofrece su mano y la agarro para tranquilizarme. Me duermo. Así me he quedado dormido durante años hasta que ocurrieron dos cosas: descubrí que lo que oía al poner la oreja en la almohada eran los latidos de mi propio corazón y mis padres descubrieron que ya era suficientemente mayor para tener mi propia habitación.

Este libro tiene que ofrecer ternura y confianza. Si algo he aprendido durante toda mi vida de docente y de trabajar con grupos humanos, es que no sé por qué extraña regla de tres siempre nos vamos a encontrar, sea el grupo del tamaño que sea, con una o dos personas negativas, soberbias, inseguras y tocapelotas. Este libro se basa en la positividad, la humildad, la seguridad y el respeto. Si durante tu preparación para las pruebas de la AEEE encuentras personas que te critican a ti o a otros compañeros, que se muestran soberbias y que creen saberlo todo, que te hacen sentirte incómodo/a… no dudes en aplicar el consejo que nos ofrece el Dalai Lama, aléjate de ellas porque terminarán “desgastándote”.

Si tuviera que resumir las características de mi padre en tres palabras diría: ternura, seducción y cólera. Siempre me ha parecido chocante que los docentes nos apropiáramos los términos enseñanza y aprendizaje cuando son palabras que van más allá de la profesión. Siempre he defendido que los mejores aprendizajes que he tenido han sido con mi padre, que no era docente sino contable, y que era un gran enseñante. Me enseñó a montar en bicicleta. Y a nadar. Y a cabrearme con una ira tan desmesurada que aún recuerdo los golpes a la pared cuando tuve una nota que no consideraba justa. Y a comerme el mundo a grandes bocados y a bebérmelo a grandes tragos.

La ternura le salía a mi padre por todos los poros. Recuerdo cómo trataba a mi madre: sus palabras cariñosas, sus caricias, sus bromas, sus sonrisas. Y cómo nos trataba a mi hermana y a mí. Y más tarde a sus nietos. Era tan tierno y generoso que parecía no haber crecido y no haber salido de una adolescencia sempiterna. No era “serio” en casa. Su sonrisa delataba una complicidad con la vida y con el placer de vivirla. Si este libro supiese transmitir esa ternura…

Mi padre era, ha sido toda su vida, un seductor. Además de ser un hombre guapo, tenía un “pico de oro”. Sabía acariciar con la mirada y tocar con las palabras. Sabía ponerse interesante y hacer sentir a la persona que tenía enfrente que estaba interesado por ella. Su amor a la vida se tornaba fácilmente amor a las personas y a las cosas que le rodeaban.

Otro capítulo del relato ocurre durante las vacaciones. Tengo siete años y mis padres han podido ahorrar lo suficiente como para comprar una casa en la playa a medias con mi tía Mari. Nos vamos a finales de junio y volvemos a mediados de septiembre. Mi padre sólo tiene un mes de vacaciones aunque los fines de semana viene en su Seat Seiscientos a pasarlos con nosotros. Mi padre es el capitán de la chiquillería. Muy temprano reúne al equipo: mis primos, mi hermana y yo, y vamos a la playa a guardar el sitio. Para ello hay que coger las barras del toldo que ha preparado y montarlas. También hay que hacer agujeros en la arena para clavar el toldo. Comienza la aventura y más tarde podrá venir el resto de la familia: mi abuela Ana, mi tía Mari, mi tía Pepica, mi tío Pepe y mi madre. Todos, la chiquillería con su capitán y el resto de la familia, bajo la sombra enfrente del mar. Mi padre disfruta nadando y construyendo castillos de arena con nosotros.

Este libro está escrito para seducir y para enseñar a seducir. Durante años he trabajado como animador sociocultural y como educador de adultos cuando la educación de adultos era animación sociocultural y proyectos de base territorial. Y siempre he defendido que el buen trabajador social, el que moviliza y agita la sociedad para que aprenda a defender sus derechos, tiene que ser un seductor. El buen maestro es el que sabe utilizar la metodología de la seducción, de la empatía. El docente, o el padre, o la persona que no seduzca, que no maneje la empatía, no creo que pueda ser un buen docente ni conseguir una plaza en el exterior… por muchos cuestionarios que haga o mucha legislación que se aprenda.

Mi padre era un hombre irascible y colérico. No se enfadaba mucho pero cuando se enfadaba… Mi madre siempre cuenta una anécdota que me ha hecho comprender sus relaciones simbióticas y duraderas. Cuando se casaron le lavó los pantalones con el carné de identidad en el bolsillo. Mi padre le montó una buena bronca. Y ella le sonrió sin darle mayor importancia y le dijo tranquilamente, “no pasa nada, voy a colgarlo al lado del pantalón y ya verás qué bien se seca”.

Otro capítulo de este relato fue el bofetón que me llevé cuando una noche, allá por mis 10 o 12 años, me quedé jugando en la calle con mis amigos hasta una hora intempestiva (quizá las once de la noche) y llegué a casa contento y feliz. Llamé al timbre y se abrió la puerta, y me llegó un tortazo que no me esperaba. A mi pobre padre le cayeron tres broncas, la de su madre, la de su hermana y la de mi madre. Yo me fui a dormir muy enfadado por el bofetón que no creía justo. No recuerdo más violencia física por parte de mi padre. Sí que recuerdo grandes broncas y discusiones violentas a partir de mis 18 años y de mi decisión de dejar la universidad de Murcia (Química) y de irme a Madrid a trabajar y a estudiar Psicología. Comparadas con las discusiones con mi padre, las disputas sindicales y profesionales con consejeros, inspectores, equipos directivos, compañeros y padres, me han parecido siempre una pequeñez.

Este libro, ¿es violento, irascible y colérico? ¿o es no-violento, humilde y generoso como el yoga? La cólera y la ira son los protagonistas de muchos relatos en mi vida. Fritz Perls, el fundador de la terapia gestáltica, defendía la violencia en su primer libro “Yo, hambre y agresión” cuando explicaba que sin morder la manzana no hay manera de digerirla. La manzana es un organismo vivo que se transforma cuando agresiva y violentamente la devoro. Un relato. Otro relato que defendí durante mucho tiempo: el amor es un motor principal para transformar la realidad y la cólera es un motor secundario. Así, en tiempos revolucionarios, tenemos que atender a los que la injusticia social, como un camión sin frenos, ha ido atropellando (el amor) y al mismo tiempo tenemos que asaltar el camión y eliminar al conductor para detenerlo (la cólera de los justos). Otro relato es del maestro Thich Nhat Hanh: la ira es absolutamente natural, lo que no lo es tanto es dejarse arrastrar por ella, así que, cuando te surja, mastícala mucho tiempo antes de dejar que se exprese. Puede descargarse en pdf un librito absolutamente genial sobre el tema: “La ira. El dominio del fuego interior”. El último relato sobre el tema lo escribí en el prólogo del libro de la estufa: calor (amor) y fuego (violencia).

Tener un padre es un relato importante. Ser padre también puede serlo. Mafalda dice irónicamente que el problema de la gran familia humana es que todos quieren ser el padre. Stalin y Mao se proponían a sí mismos como los padres de los pueblos. Al Papa se le denomina el Santo Padre. Saturno devora a su hijo. Edipo mata a su padre.

El penúltimo relato que me cuento a menudo sobre mi padre trata sobre la deuda que tengo con él. Me hubiera gustado tenerlo muchos más años a mi lado para devolverle un poco de todo lo que he recibido de él. Cariñosamente me enseñó durante mi infancia y me puso los límites de la realidad durante mi adolescencia. Generosamente me permitió distanciarme de él para construir mi propia vida y vivir mis propios relatos en la juventud y la adultez. Y durante los últimos años de su vida, cuando el cáncer ya lo había sentenciado y yo ya había conseguido mi primer destino en el exterior, en Marruecos, me acogió de nuevo a su lado con una pregunta a mi madre tan ingenua como enternecedora: “Josefina, ¿es que está el nene malo que pasa los veranos con nosotros y no se va de viaje a ninguna parte?”.

III.2. Júbilo

Júbilo de jubilarse y júbilo de conseguir una plaza docente en el exterior. Y también de jubilarse en una plaza docente en el exterior. Júbilo de vivir, respirar, comer, charlar y tener conciencia de lo que nos ocurre. Conciencia placentera difícil de explicar. Un neurólogo estudia una neurona. Un psicólogo estudia dos. ¿Quién estudia tres trillones de células que hacen un truco de magia llamado conciencia? Los “esencialistas” dicen que el juego de tres trillones de células sin conciencia que dan lugar a algoritmos matemáticos que producen conciencia es la explicación de que tenemos “algo”. ¿Alma? ¿Psique? Los científicos dicen que no saben lo que ocurre pero que asistimos a un “truco de magia” del que vemos el resultado pero no conocemos el proceso.

La felicidad también es un relato. Ser padre es un relato. Tener un padre es un relato y también la felicidad lo es. Abreviando afirmaremos, siguiendo a Gazzaniga, que la experiencia humana se traduce, en nuestro cerebro, en un relato que nos contamos a nosotros mismos y que contamos a los demás. En el prólogo de esta décima edición especial quiero hablar del júbilo y la jubilación. Y de su estrecha relación con emprender esta aventura, comprar este libro y pasar horas leyéndolo y estudiándolo.

Para entender la felicidad como relato voy a hablar primero de la infelicidad y de una anécdota que me contaron sobre una entrevista a Anthony Hopkins. No sé en qué medida es ficción y en qué medida es real. Pero sí sé que funciona como un relato potente frente a la depresión y a las crisis de ansiedad. Según lo que me explicaron, el entrevistador le pregunta a Anthony Hopkins cómo había dado el salto personal y profesional de una vida sumida en la depresión y en el alcohol, con papeles secundarios en su trabajo, a una vida feliz con un reconocimiento profesional que le lleva a ganar el Óscar y a situarse como uno de los mejores actores del momento. Hopkins responde que había descubierto (podemos imaginar que gracias a su trabajo en Alcohólicos Anónimos) que era un actor y que podía “actuar” como si fuera un hombre feliz en lugar de considerarse deprimido y volver al alcohol. Y sigue contándole al entrevistador que, a medida en que “actuaba” como un hombre feliz, sentía que los demonios le abandonaban, quedaban atrás, y podía realmente sentirse como un buen profesional. Durante muchos años he ejercido de psicoterapeuta y he atendido a personas de ambos sexos y de muy diferentes edades que sufrían depresión. El compartir con ellas este relato les ha ayudado a replantearse sus narrativas y sus estrategias conductuales a la hora de abordar la depresión.

Felicidad o placer, ¿la falsa disyuntiva? El placer está unido a la satisfacción de necesidades. Si volvemos a la vieja formulación de las necesidades de Maslow, nos damos cuenta muy pronto de que es difícil ser feliz si no se tienen cubiertas las necesidades básicas (fisiológicas), las de seguridad y protección (salud, casa, dinero…), sociales (amistades, colegas, aceptación social), de estima (confianza, reconocimiento…) y, en la cima de la pirámide, la autorrealización. Lo que ocurre es que uno puede ser feliz con lo que tiene y sin embargo “meterse en el lío del concurso del exterior”. ¿Cómo es posible eso?

La necesidad nos mantiene en un estado displacentero. El hambre, la sed, el sueño… pero también la necesidad de no sentir dolor, sentirnos sanos, protegidos, en un sitio propio, con los amigos, de tener pareja, de sentirnos reconocidos… hacen que busquemos “soluciones” que respondan a nuestras necesidades y nos produzcan placer. El problema del placer es que, unido directamente a la necesidad, nos lleva a un ciclo sin fin: cuando tengo hambre como, pero llegado a un punto me sacio (situación placentera) y tengo que dejar de comer… hasta que aparece de nuevo el hambre (situación displacentera) que me obliga a buscar comida. Ya estamos de nuevo en el ciclo. Buda, con su propuesta del camino medio entre el hedonismo y la ascesis extrema, nos ilumina y nos enseña que el desapego nos ayuda a escapar de muchos dolores y frustraciones.

Un relato que he mantenido durante muchos años, quince años de práctica diaria del yoga: la felicidad es un estado permanente y el placer un estado pasajero. La felicidad se consigue tras un camino ascético en el que se estabilizan, se equilibran, el cuerpo, la mente y las emociones. Equilibrio que no se deja alterar ni por la necesidad ni por el placer sino que las asume como efímeras, pasajeras. El placer es un estado que pasa rápido y no deja rastro. La búsqueda del placer provoca una carrera loca hacia el infierno del deseo que no puede cumplirse ad infinitum y por ello nos lleva a la frustración.

En cualquier caso, y para no perdernos por las ramas en un discurso arborescente, el preparar este concurso-oposición para conseguir plaza de docente en el exterior parece claro que es un camino ascético (no-placentero) que nos lleva a conseguir un objetivo que nos hace felices. Como toda oposición, es, en realidad, una demora del tiempo de satisfacción.

Y la jubilación, ¿qué es? Creo que también es una situación feliz (júbilo) que llega tras un largo proceso entre ascético y feliz que es el vivir trabajando asalariadamente. ¡Bienvenida!

Paco Palazón, Roma, julio de 2017.

 
Cómo conseguir plaza de docente en el  exterior
PRÓLOGO
ÍNDICE
OPINIÓN
PREGUNTAS FRECUENTES
CORRESPONDENCIA CON EL AUTOR
   
FICHAS SOBRE LA ACCIÓN EDUCATIVA ESPAÑOLA EN EL EXTERIOR
FICHAS SOBRE LA LEGISLACIÓN BÁSICA EN EL SISTEMA EDUCATIVO ESPAÑOL
ÍNDICE DE TEXTOS LEGALES SOBRE LA ACCIÓN EDUCATIVA ESPAÑOLA EN EL EXTERIOR
PRÓLOGOS A LAS EDICIONES ANTERIORES
LOE CONSOLIDADA
LODE CONSOLIDADA
LOMCE
ORDEN ECD/1926/2014
 
Cómo adquirirlo

DIEGO MARIN S.L. ,librero editor
www.diegomarin.com
E-mail:
gp@diegomarin.com
pedidosdm@diegomarin.com
Teléfonos:
968242829
968201443
968237578
Fax : 968239615

comprar este libro

Federación de Enseñanza de
CC.OO.  de Exterior

Calle Ramírez de Arellano nº 19
4º planta   ; despacho 12
28043 - MADRID


E-mail: pcorral@fe.ccoo.es
Teléfonos: 915409203/ 915409326
Fax: 915480320