PRÓLOGO  a modo de aforismos, cartas y fotos


Mefistófeles afirma: un aforismo es una verdad que no necesita demostración. Gabriel responde: un aforismo es el trabajo de un perezoso que se pretende ingenioso.
 
I. Génesis
 
            En el principio era Marie-Blanche y Marie-Blanche dijo: ¡háganse las claves desde los contraejemplos! Y las claves fueron hechas.
 
            Durante diez días aparecieron ejemplos y contraejemplos en vientos huracanados, mares procelosos, archivos desempolvados y miradas inquietas. Así se construyó la primera parte de este libro.
 
            Este libro nace de una doble negación, afirma Mefistófeles. No será tanto, responde Gabriel, más bien parece el resultado de una contradicción en la vida del autor.
 
            Hace ya mucho tiempo el autor trabajaba como docente. Entonces llegó la jubilación y con ella el relato del ocio. Ocio contra negocio (nec otium = sin ocio). Y sin embargo, el primer año fue el de la re-construcción de los cinco libros de las Escrituras de la AEEE (acción educativa española en el exterior).
 
            Y el undécimo día descansó.
 
            Las primeras diez claves iniciaron un vuelo curvo como pájaros en la mañana.
 
            Claves como llaves que abren el apetito. Apetito de saber y de creer. Creer para crecer y crear. Crear para aprobar y conseguir la plaza.
 
            Durante un año las diez primeras claves no quedaron estampadas en el papel frío del libro impreso sino en cartas de amistad y acompañamiento. Antes, en el primer principio público, fueron luces proyectadas, discurso apasionado y maleta de trabajo.
 
            No es el tiempo de los libros, dijo Gabriel, sino el de la meditación y el descanso. Mefistófeles sonreía con esa mirada cínica y certera del que conoce la debilidad humana.
 
            Dos relatos han articulado muchos años de mi vida. El primero es una caja de sorpresas de donde sale Edipo convertido en complejo y entra Schopenhauer convertido en conejo. El segundo trabaja la fuerza, la estabilidad y la flexibilidad en el cuerpo, la mente y las emociones. Los aforismos como forma de escritura los encontré en Ese maldito yo de Cioran y en El Cuerpo del Amor de Norman O. Brown.
 
            La génesis del segundo capítulo tiene nombres y apellidos. Su nombre, “lo conseguí”. Su apellido, “lo comparto”. Éxito generoso. Claves a analizar. Trabajo dialogante en un paseo normando.
 
            Relatos como clave. Claves como relato. Relatos para hablar con los dioses: rituales de exámenes. Relatos para que los dioses hablen con nosotros: mitología del docente en el exterior. Mitos y ritos. Claves y relatos. Sueños y proyectos. Planificación y contingencias. Y todo grabado en un módulo cerebral del hemisferio izquierdo llamado el intérprete.
 
            En el principio se oyó la palabra de Marie-Blanche, y la de Andrés, Ángel, Beatriz, Carlos Iluminado, Carlos, Carmen C., Carmen L., Javier T., Javier A., Joaquín, José Manuel, Lourdes, Marcos, Marta, Miguel, Pilar, Sonia, Volodia, Xoán, Zulema. El trabajo del escriba convirtió los ecos en claves y llaves, en ritos y mitos, en aforismos y caminos.
 
II. Estructura
 
            Dos partes. La primera nos guía para escapar de los caminos sin retorno, de los callejones sin salida, de los errores más frecuentes a la hora de arrostrar el supuesto. La segunda son los ecos de compañeros y compañeras que ya están en el exterior como docentes o como asesores/as.
 
            Diez claves para hacer un buen supuesto práctico. Como los diez dedos de las manos. Como los diez mandamientos. Mefistófeles se siente satisfecho en el manejo de los números sagrados. Gabriel se pregunta por las claves que faltan. Sísifo sube la piedra y, cuando la ve rodar ladera abajo, se siente como los compañeros/as que han estado estudiando y preparándose y ven rodar sus ilusiones. Nónofo se encomienda a Gabriel y sigue buscando claves para que la piedra se quede en el exterior.
 
            Veinte claves humanas para responder al supuesto aunque esté formulado en cuatro preguntas… ¡y conseguir plaza! Al final todo era humano, el relato, la piedra de Sísifo, las claves, los contraejemplos, el trabajo de preparación, las intuiciones… ¡hasta la suerte!

II.1. Primera parte: diez claves para hacer un buen supuesto práctico.

            Tener escrito el supuesto en casa. O en la cabeza. O en el armario. ¿Cuántos supuestos tengo que escribir en casa?, pregunta Mefistófeles. -Uno solo que sea largo y fuerte como una soga que ate España con otro país, como una palanca que te catapulte al exterior, responde Gabriel. ¿Y qué ocurre si el supuesto que escribo no es el que me preguntan?, dice Mefistófeles. -Entonces hazlo flexible y líquido para que pueda entrar en cualquier botella, afirma Gabriel.
 
            Los pájaros de la mañana tienen un vuelo curvo. Tus ideas y tus palabras tienen que ser como las de D. Ramón María del Valle Inclán, que las leía frente al espejo para que quedaran redondas. Como el vino y el chocolate. No olvides que tienes que leerlas frente al espejo de Alicia, el espejo que tienes que atravesar para llegar al país de las maravillas. Palabras concretas inspiradas en Baltasar Gracián. Gabriel añora las palabras aladas. No en vano se sabe un arcángel.
 
            El orden de los apartados SÍ altera el producto. El nuevo desorden amoroso causó furor en nuestra juventud. El espejo es el representante del orden. Vístete ordenadamente. Lee con orden. Escribe con orden. Piensa con orden. Mefistófeles está contento. Gabriel añora el desorden de tu nombre.
 
            Esto no es un examen teórico. ¡Mentira, este año sí que ha sido un examen teórico!, afirma gritando Mefistófeles. Gabriel pinta en su rostro esa sonrisa distante de sabelotodo y asegura que supuesto es el nombre y práctico el apellido. El apellido nos lleva a nuestra práctica, pasada, presente o futura.
 
            Originalidad de la propuesta. Las ideas originales se encuentran en las piscinas. No, en los conciertos de música clásica. Tampoco, en las noches de insomnio. Qué va, en los paseos por el campo. Yo se la oí a un ponente en un curso de AEEE. Yo la leí en un libro de viajes. Entonces no son originales. Sí, es original cuando yo la desarrollo originalmente. Ah, bueno.
 
            Saber vender la idea. ¿Emprendimiento o relato? Palabras y lenguaje no verbal que convencen al tribunal de que somos excelentes docentes. Además, por si no bastase ese convencimiento que vence sus resistencias a fiarse de nosotros, tenemos que mostrarnos emprendedores. Nuestra empresa oculta es como nuestro currículo oculto: salvar a España, su buen nombre. Amén.
 
            Saber leer el enunciado de la pregunta. ¿Y si la pregunta está escrita al revés?, ¿con cuatro preguntas?, ¿con caracteres alfanuméricos?, ¿con caracteres cirílicos?, ¿con tinta china?, ¿con diagramas de Venn?... Entonces tenemos que volver a McLuhan para reflexionar sobre el medio y el mensaje. El mensaje tiene pocas posibilidades de variación. Siempre preguntan, han preguntado y preguntarán lo mismo: PROGRAMAR. El medio es la botella donde poner nuestro supuesto flexible y líquido.
 
            Marco normativo y Contexto. Mefistófeles se inclina por la realidad virtual. Gabriel por el viaje. Depende del topo que tengamos infiltrado en el centro. También de lo completa que esté la página web del centro o programa al que usted opta en primer lugar. De los calendarios igualmente.
 
            Cuidado con los listados de actividades. Y cuidado también con los supuestos grandilocuentes e inalcanzables. Mefistófeles susurra: programación, programación, programación. Gabriel murmura: ni tan delgado que no lleve unos cuantos “palabros pedagógicos” ni tan gordo que no quepa en la realidad de nuestro trabajo de docentes.
 
            Como conclusión. Que somos excelentes. Y emprendedores. E innovadores. Y nuestro supuesto es idóneo para la defensa de la Lengua y la Cultura de España. Que nos vamos a llevar bien con las familias y con toda la comunidad escolar. Gabriel quiere acabar aquí la conclusión. Mefistófeles quiere hablar de los mil y un problema que nos vamos a encontrar cuando lleguemos al exterior con nuestros hijos e hijas y con nuestros sueños. El coro de lamentos encuentra su eco en Nabucco y en el sindicato.

II.2. Segunda parte: veinte claves humanas para responder al supuesto aunque esté formulado en cuatro preguntas… ¡y conseguir plaza!

            La segunda parte del libro es, una vez más, una fiesta de la generosidad. Sin los relatos de los compañeros y compañeras, Mefistófeles, Gabriel y el escriba quedan silentes. Cuando cuentan su preparación, su supuesto, su entrevista, lo que hacen es abrir caminos, señalar peligros, atraer nuestra atención, regalarnos pistas, acompañarnos en la aventura, en el viaje.
 
            Parques Nacionales de España. Hola Lourdes, ¿sabes? cuando he querido sorprender a los compañeros y compañeras que han venido a casa este verano y me han preguntado por el anecdotario del examen de este 2018, les contaba que conozco a una compañera a la que le había costado 8.000 euros la plaza. Cuando reaccionaban y me preguntaban cómo podía ser eso, les explicaba tu apuesta de “ir a por todas” este año y lo que ha significado para ti el pasar cuatro meses de preparación intensiva. Resultado, un supuesto magnífico que te ha catapultado a tu sueño.
 
            Creación de una empresa online. Hola Marcos, ¿sabes? cuando recibí tu primer email en el que me contabas que habías conseguido la plaza y que no te importaría compartir generosamente tu supuesto, la verdad es que me quedé abrumado por tanta generosidad. Además, cuando leí lo que me enviabas, no sólo tu examen sino tus reflexiones antes, durante y después del mismo, más que abrumado me quedé anonadado. En ese momento supe que no podría esperar dos años hasta la nueva edición del libro gordo para compartir con los compañeros/as un material tan valioso. Tu inquietud movió mi quietud y aquí me tienes trabajando en un libro nuevo en el que ofrecer materiales valiosísimos como el tuyo.
 
            Rutas turísticas en Francia con impronta española. Hola Zulema, ¿qué tal te va todo en Casablanca? Yo estoy terminando de leer el libro que me regalaste de Ramón J. Sender. Ha sido un placer conocerte y acompañarte en esta aventura. También tú has “invertido” fuerte como Lourdes y has trabajado con “constancia, esfuerzo y un punto de sacrificio”. Has recorrido un camino ascético como la práctica del yoga. Has sabido diferenciar entre placer y felicidad. Ahora espero y deseo que seas muy, muy feliz. Gracias por compartir.
 
            Ciudades geométricas. Hola Miguel, cuando Mapi me insistió en que volviese a ponerme en contacto contigo porque en su opinión tu supuesto era muy, muy bueno, supe que iba a encontrarme con un trabajo excepcional. El título de tu supuesto llama la atención. El encaje que haces entre la nueva formulación de cuatro preguntas y la programación que llevabas preparada es genial. Un ejemplo magnífico de supuesto preparado en casa de manera líquida y flexible, capaz de ajustarse a cualquier botella. Seguro que dará muchas pistas a muchos compañeros/as.
 
            Lee, inventa, scratchea. Hola Carmen Cantueso, ¡qué alegría saber que terminas tu periplo laboral en Italia de nuevo! ¡Y qué alegría poder contar de nuevo contigo! Cuando leí tu relato hubo algo que me sorprendió un montón y que me parece una reflexión valiosísima. No basta con conocer muy bien tu materia y el país que pides. No basta con hacer un estupendo supuesto práctico. También está el factor suerte. Ese factor que cada año deja en la estacada a compañeros/as con una nota altísima pero que ven su plaza ocupada por otro compañero/a con unas décimas (o centésimas) más. Por ello es importante abrir el abanico de peticiones para tener más posibilidades.  Un bacio, ci vediamo!
 
            Fernando Alonso y la fórmula 1. Hola José Manuel, ¿sabes? ayer por la tarde me llamaron por teléfono para volver a invitarme a impartir un par de cursos en el Centro de Profesores de Las Palmas de Gran Canaria donde nos conocimos personalmente. La frase de Abraham Lincoln que nos regalas con el supuesto me ha parecido genial: “Si dispusiera de ocho horas para cortar un árbol, emplearía seis en afilar el hacha”. Pues eso, que tenemos que pasar mucho tiempo afilando el hacha de nuestros conocimientos para sacar la plaza. Ah, y me alegro mucho de haberte inspirado en la elección del supuesto. Para las matemáticas Fernando Alonso y los móviles dan mucho juego. Suerte en tu nuevo destino.
 
            El ingenioso hidalgo. Hola Sonia, desde aquella mañana en la que apareciste en nuestra casa de la huerta con croissants para desayunar con Marie-Blanche y conmigo hasta hoy que estás ya instalada en París han sucedido muchas cosas. Tu alegría de conseguir plaza fue mi alegría de saberte feliz. Te lo has currado mucho y has puesto mucha, mucha ilusión en este viaje. Hay momentos en nuestra vida en los que sabemos que tenemos que partir. Y tú lo has tenido muy claro desde el principio. Por eso llorabas cuando el sindicato pasó la primera corrección del cuestionario (con un par de errores) y te faltaba una respuesta para pasar. Por eso me llamabas a las doce de la noche para que te corrigiera el supuesto que me habías enviado y que era el del examen cuando viste que sí, que ibas a tener la oportunidad de defenderlo en la entrevista. Ha sido un placer acompañarte en este viaje.
 
            Torres grupales. Hola Ángel, imagino que sabes que se presentaron a la misma plaza que tú compañeros muy, muy preparados. Fue una competición dura, muy dura. Al final la plaza ha sido tuya entre otras cosas porque tu trabajo ha sido “impecable”. Has sabido “saltar sobre la ocasión” y prepararte a fondo. Para recordar desde cuando caminamos juntos he ido a los archivos del correo electrónico y he encontrado nuestra relación epistolar de 2013, 2014, 2015, 2017 y este año 2018. Gracias por haberme permitido acompañarte en esta aventura.
 
            La alimentación saludable y el ejercicio físico. Hola Marta, cuando vi en el BOE que te habían dado la plaza en Colombia no sabía si felicitarte o no. Me habías contado en varias ocasiones, desde tu comisión de servicio en Londres, en el Cañada, que este año no querías conseguir la plaza sino que te presentabas para ver si te daban otra vez una comisión de servicio, ya que tu experiencia en Londres estaba siendo muy positiva. Cuando me respondiste diciéndome que estabas muy contenta con haber conseguido la plaza después de ver lo duro que era conseguirla, de ver a compañeros/as muy preparados que no la habían conseguido, la verdad es que respiré con tranquilidad. Todos los años recibo correos y llamadas telefónicas de compañeros/as que han conseguido su plaza y que reciben la noticia con un ataque de pánico y unas ganas de renunciar a la misma y seguir en España. Yo siempre trato de tranquilizarlos y de explicarles que les ha tocado una lotería y que todo les va a ir genial. Enhorabuena otra vez.
 
            Creación de una compañía de teatro musical. Hola Andrés, desde que recibí tu primer email el 15 de marzo de 2014 hasta el email que me has enviado el 15 de agosto de 2018, hemos mantenido una muy agradable y fluida relación epistolar. Hemos vivido juntos la decepción de no aprobar el supuesto el año pasado y la alegría de tener al menos una comisión de servicios en Rabat. La experiencia que cuentas con los compañeros/as del exterior como “una familia” es muy bella. ¡Lástima que no siempre sea así! En tu caso ha sido una palanca motivadora perfecta. Ya tienes tu plaza en París. Suerte murcianico.
 
            Iglesias y Castillos. Hola Carmen Losada, te iba a visitar en Vigo y resulta que tendré que visitarte en Lisboa, ¡qué alegría! He estado buscando nuestra correspondencia y he visto que las primeras veces que me escribiste era a la dirección de hotmail allá por el año 2013. Este año sin embargo hemos intercambiado muchos correos desde la dirección de gmail. Ha sido un placer para mí poder revisar tus supuestos y también poder beber los magníficos vinos de tu tierra que me has regalado. Enhorabuena por una plaza difícil de conseguir y que has estado preparando y esperando todos estos años. Nos vemos en Lisboa.
 
            D. Quijote y las plantas. Hola Carlos Sanguino. Nos conocimos el año pasado en el curso de CC.OO. en octubre en Madrid. Enseguida me enviaste un email y, tras mi respuesta, te ofreciste a corregir los cuestionarios que estaba elaborando. La verdad es que fue una sorpresa muy agradable encontrarme con alguien que no sólo me escribía para preguntarme cosas sino también para señalarme erratas y para colaborar conmigo. Me quedé con las ganas de acercarme a Palencia a conocerte personalmente. Pero seguro que nos veremos algún día en Londres, Palencia, Murcia o cualquier otro lugar. Suerte.
 
            El rap de las tareas domésticas. Hola Beatriz, cuando leí tu supuesto encontré dos claves que me parecen GENIALES. Una es que hayas escrito una sesión “ya vivida”. Eso le da una fuerza al relato que no nos podemos imaginar. La otra es que hayas sabido escribir lo vivido en “el esquema tipo tribu Palazón” como tú muy bien dices. Es un esquema que nos simplifica las cosas. Ya has conseguido tu plaza en Lisboa. Espero y deseo llevarte personalmente este libro allí.
 
            España y Cerdeña. Los lazos de la Historia. Hola Carlos Iluminado. De nuestra larga relación epistolar existen dos cosas que no creo que vaya a olvidar: tu decepción durante algunos años al no conseguir que el supuesto te lo valorasen como tú pensabas que debían valorártelo, y mis respuestas en la sala de espera de un aeropuerto para darte ánimos y enviarte ejemplos de compañeros/as que lo habían intentado en repetidas ocasiones hasta conseguirlo. El año pasado tuviste lo que llamabas jocosamente “la pedrea”, una comisión de servicio en Italia. Este año ya has conseguido tu plaza. Espero y deseo que nos veamos en Sassari como nos hemos encontrado en Murcia. Suerte.
 
            Hoy comemos fuera. Hola Volodia, desde tu primer email el 30 de agosto de 2016 hasta el último por ahora, el 3 de septiembre de este año 2018, nuestra correspondencia ha sido intensa. Lo primero que me contaste es que habías estado en el mismo centro donde yo comencé mi andadura en el exterior, en el Jacinto Benavente de Tetuán. Después nos hemos acompañado y animado mutuamente en un montón de ocasiones. El año pasado conseguiste la comisión de servicios. Y este año por fin la plaza otra vez. Nos vemos en Bordeaux.
 
            Arriba el telón. Hola Joaquín, ¿sabes? hay dos cosas que siempre recordaré de ti, que eres amigo de Laura, compañera en el Liceo de Roma y que confundiste, supongo que deliberadamente en un gesto de generosidad, la conjunción disyuntiva por la copulativa. Me preguntaste que qué me podías regalar. Te contesté que un libro o un disco o aceite o una sorpresa. Y me enviaste desde Sevilla un libro y un disco y una botella de aceite y una sorpresa que resultó ser un epitafio del siglo XVII que sigue estando actualizado. Me conmovió tanto tu generosidad que aún estuve más pendiente de todos tus correos y de todos tus supuestos. Ahora ya estás en Londres y ya eres de los afortunados (y currantes) que han conseguido su plaza a la primera.
 
            El románico en pequeño. Hola Pilar, en nuestros correos siempre he sentido que estaba frente a una persona con mucha potencia intelectual. Quizá también fuese la fuerza multiplicada por dos en el tándem genial con el que os presentasteis desde el primer email. Al final los dos habéis conseguido plaza en el exterior, tú como docente y Javier como asesor. Todo un récord. Otra cosa inolvidable en nuestra relación fue vuestro regalo: cervezas y músicas del mundo mundial. Toda una gozada para los sentidos. Ha sido realmente un placer aprender y compartir con vosotros.
 
            Plan estratégico para Brasil. Hola Xoán, ya habíamos colaborado juntos en otro libro, en el de asesores (Cómo conseguir plaza de asesor en el exterior). Desde que nos conocimos personalmente en el curso de Santiago, hace ya algún tiempo, has conseguido dos veces tu plaza de asesor en el exterior. Y generosamente has compartido tu experiencia en cursos, libros, ponencias online, trabajos en grupo… La verdad es que he aprendido mucho contigo y, siempre que te he necesitado has estado cerca y disponible. Muchas gracias y mucha suerte en tu nuevo destino.
 
            Plan estratégico para Rusia. Hola Javier Torres, veo en mi correo que me escribiste el primer email el 11 de febrero de 2016. También como tándem junto con Yolanda. Y además con otro maravilloso tándem en espera, vuestras mellizas. El año pasado conseguiste una comisión de servicio y este año has conseguido ya la plaza en adscripción temporal. Gracias por compartir tu supuesto y gracias por tus palabras siempre amables en la correspondencia que hemos tenido estos dos años. Espero y deseo que todo os vaya GENIAL.
 
            Plan estratégico para Marruecos. Hola Javier Alonso. Durante toda vuestra preparación siempre ha sido Pilar la que me escribía en nombre de los dos. La verdad es que siempre os he imaginado como un verdadero equipo en el que cada uno colaboraba con el otro en lugar de competir. La inteligencia colaboradora es mucho más productiva que la competición porque suma fuerzas en lugar de restarlas. Me imagino que por eso habéis conseguido los dos una plaza en el exterior. Gracias por compartir tu supuesto. Mucha suerte en Marruecos.
           
 
III. Portada y contraportada
 
         Las fotos son relatos en los que las palabras resuenan en nuestra cabeza a través de la mirada, en los ecos del silencio. Se presentan como relatos estáticos porque la imagen está detenida, pero ¡qué va!, se articulan en los relatos previos y siguen contándonos lo real y, si son verdadero arte, llevándonos hasta lo irreal, hasta la santa locura de Erasmo. El relato artístico viola la sintaxis y fuerza la semántica.
 
            Las fotos pueden ser leídas de muchas maneras. A través de sus elementos y sus colores, de lo que nos muestran y lo que nos evocan, sus geometrías y sus huecos, sus gritos –imágenes que nos asaltan- y sus silencios –imágenes que nos relajan-. La lectura denotativa y connotativa son aportaciones de un gran educador de adultos, Francisco Gutiérrez, a un gran maestro, Paulo Freire. La lectura simbólica es metalenguaje.
 
            Las fotos de una portada y una contraportada de un libro de AEEE tienen que ofrecer, casi obligatoriamente, una mirada al mundo del exterior. Corea y Marie-Blanche. Una isla y un continente. Unos bloques de cemento y unas raíces. Un faro y otro faro aún más brillante.

III.1. Portada

              La foto de portada es de la playa de Iho Tewoo en la isla de Jeju (Corea del Sur). En el primer plano están esos bloques de cemento encajados para formar el muelle y a lo lejos el faro.
 
            Los bloques simbolizan las diez primeras claves. Forman una barrera contra los errores que acechan en el mar profundo y tranquilo de las ideas que we take for granted, que damos por supuestas al hacer el supuesto. Si miras atentamente al mar llega un momento en el que se pierde la línea del horizonte y mar y cielo se confunden. Justo ese momento es el que debemos evitar a la hora de organizar, planificar y ejecutar nuestros supuestos. Vuelve entonces la mirada a los bloques y sentirás la solidez de lo concreto.
 
            El faro simboliza las veinte claves siguientes. La luz que indica el camino seguro. Una vuelta nos regala un rayo luminoso y una pista. De nuevo la oscuridad y el mar. Otra vuelta y otra luz de otro compañero/a que ha conseguido su plaza y nos alumbra con su experiencia. Otro momento de oscuridad. Así veinte veces para darnos veinte pistas y veinte momentos de luz.
 
            El mar, como el trapecio, parece nuestro enemigo ya que nos produce vértigo. Sin embargo es el camino para conseguir la plaza de docente o de asesor/a en el exterior. Paseamos por el muelle como vivimos en nuestra zona de confort. Nos balanceamos en el trapecio de las costumbres y de los circuitos cerebrales establecidos. El faro está a lo lejos. En él habitan ya los compañeros/as que saltaron de sus trapecios y abandonaron sus muelles.
 
            La foto transmite la inmensa soledad del trabajo de preparación, ese sacrificio del que hablan una y otra vez los compañeros/as, y al mismo tiempo ofrece dos anclajes necesarios para no “abrirnos las venas” en el proceso: unos bloques que nos llevan a tierra firme (diez claves para hacer un buen supuesto práctico) y un faro con rayos de luz que guían nuestro camino (veinte claves humanas para responder al supuesto aunque esté formulado en cuatro preguntas… ¡y conseguir plaza!).

III.2. Contraportada

              La foto de la contraportada es Marie-Blanche. Bueno, en realidad no es ella sino que es un árbol. Pero en realidad sí que es ella. Me explico. En la contraportada de la novena edición del libro gordo aparecía la foto de mi madre y de mi nieto Teo. Era un homenaje a ellos y en el prólogo hablaba de la familia (¡bien, gracias!). En la contraportada de la décima edición aparece la foto de mi padre. Es un homenaje a su memoria. En la contraportada de mi anterior libro, “600 cuestiones sobre la LOE-LOMCE y sus desarrollos”, aparece la foto de mi hermana. Es un homenaje a su memoria. Este libro quiere ser un homenaje a Marie-Blanche. Por muchas razones. Una de ellas, definitivamente definitiva, es la de haberme “soplado” la manera de abordar las 10 primeras claves.
 
            Le pedí permiso a Marie-Blanche para poner una foto suya en la contraportada y no me lo dio. Tampoco me da permiso para regalarle perfumes ni ropa ni coches ni casi nada. Sólo viajes y restaurantes. Pero me queda la duda de que el permiso para los viajes y restaurantes me lo dé porque es otra forma de cuidarme, porque son viajes y restaurantes conmigo. En cualquier caso, la cuestión es que no podía poner una foto suya.
 
            Cuando me invitan a impartir una ponencia o un curso siempre me acuerdo de Umbral y su afirmación “yo vengo aquí a hablar de mi libro”. Yo voy a los cursos a hablar de Marie-Blanche y del yoga. En este orden. Por eso en este prólogo quería compartir algunos relatos con Marie-Blanche de protagonista. Tampoco me ha dado permiso.
 
            Marie-Blanche (en adelante MB) es una mujer guapísima. Cada una de sus arrugas es como un surco en el terreno que nos habla de una vida enriquecida por la experiencia. Cada día, cuando me levanto y la veo a mi lado, me quedo embobado mirándola y admirándola mientras duerme. Por eso necesitaba un árbol bello y con arrugas en el tronco que denotasen el paso del tiempo y la acumulación de las vivencias.
 
            El árbol-MB vive en la huerta de Murcia. El fotógrafo, nuestro hijo, lo ha “mirado” cuando sus raíces están anegadas en el riego “a manta” o por inundación. La forma tradicional del riego murciano que ahora desaparece para dar paso al riego por goteo. Las raíces de MB se nutren de la naturaleza. Llueve y sigue lloviendo en Normandía. El agua nutricia y la vida que es un regalo.
 
            El agua se conjuga con el verde de las hojas para darnos la paz y la esperanza. ¿Sabías que el mirar paisajes como este ayuda a relajarse? MB es un antídoto contra el estrés y el pánico cuando impone sus criterios de aceptación y de resistencia. Fuerte y dura como el tronco del árbol deja sus ramas y sus hojas balancearse entre sus seres queridos silbando la melodía de Tom Bombadil. El silencio de MB ocurre siempre como un milagro.
 
            MB es una mujer inteligentísima. Cuando surgen los problemas reales, los de la vida cotidiana, los de construir nuestra felicidad, en todas las personas que la rodean (madre, hermanos, sobrinos, cuñados, suegra, hijos, marido…), MB ofrece la palabra adecuada, la solución equilibrada, la acción debida, el tiempo justo, la actitud precisa, la interpretación correcta… Como un árbol en la ciudad.
 
            El agua es un espejo y es efímero. Alimenta y desaparece. Así actúa MB. Alimenta y desaparece. Y mientras genera y mantiene la vida, su vida es un espejo. Un espejo donde empieza y termina el relato de la vida. Un espejo en el que me vengo mirando desde que la conocí a los 17 años. Un relato que me ha llevado de la mano tres veces a la docencia en el exterior.
 
            ¿Y qué decir de las hojas? MB es sapientísima. Como las hojas vive la vida volándola. Como las cometas. Como los pájaros. Y cuando los vientos son huracanes de enfermedad y muerte, sigue bailando un baile de esperanza. Por eso encarna la ética del yoga sin necesidad de practicar asanas.
 
            Amo este árbol con el relato potente del sentido de la vida. Hasta mi última inspiración.

 

30 claves para hacer un buen supuesto práctico...
ÍNDICE
PRÓLOGO
CONTRAPORTADA
   
 
Cómo adquirirlo

DIEGO MARIN S.L. ,librero editor
www.diegomarin.com
E-mail:
gp@diegomarin.com
pedidosdm@diegomarin.com
Teléfonos:
968242829
968201443
968237578
Fax : 968239615